Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE denuncia que las obras del nuevo estadio de Huelva carecen de licencia

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Huelva, José Juan Díaz Trillo, acusa al alcalde, Pedro Rodríguez, del PP, de haber permitido iniciar la construcción del nuevo estadio de fútbol "sin licencia de obra y en terrenos que forman parte del dominio público marítimo-terrestre". Según el socialista, la Sociedad Municipal Huelva Deporte, a través de la constructora Odeinsa, "se ha embarcado en un proyecto irregular, sin papeles y en precario".

Las máquinas comenzaron a trabajar el pasado mes de marzo sobre unas dos hectáreas de terreno en el recinto colombino, una zona situada frente a la ría del Tinto, a las afueras de la ciudad. Esa superficie, cedida por el puerto al Ayuntamiento, explicó Díaz Trillo, "se encuentra afectada actualmente por la Ley de Costas y todavía no se ha determinado su propiedad". "A pesar de esta situación se encuentran casi finalizados los trabajos de pilotaje y cimentación del estadio". El portavoz socialista calificó también de "muy grave" el que "la obra estrella y emblemática del equipo de gobierno, que el alcalde vendió a bombo y platillo, no cuente aún con el visto bueno de la Gerencia Municipal de Urbanismo ni con el apoyo del Colegio de Arquitectos".

La construcción del nuevo campo de fútbol es el resultado de una compleja operación urbanística que realizó Pedro Rodríguez el pasado verano, consistente en la venta de los terrenos del actual estadio colombino, situado en la barriada de la Isla Chica, para conseguir los 2.700 millones de pesetas que el Recreativo precisaba para su conversión en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) y evitar su descenso administrativo.

El Ayuntamiento, a través de la Sociedad Municipal Huelva Deporte, que se constituyó el 10 de junio de 1999, se hizo con el 95% de las acciones del Recreativo. A partir de ese momento, el club saldó su deuda y se fraguó, de forma paralela, el proyecto de urbanización de esta barriada de la ciudad y la ejecución del nuevo estadio, a cargo de la empresa Odeinsa.

Según Díaz Trillo, "el fin de estas operaciones no se ha alcanzado, porque el Recreativo de Huelva no sólo no se ha mantenido en Segunda División, sino que además ha quedado descapitalizado y alquilado en un estadio. Esto demuestra que el alcalde realizó una descarada utilización política del club y de su capital social, para aparecer como el salvador del decano del fútbol español".

El grupo socialista sigue examinando los pormenores de la operación urbanística y amenaza con llevar este asunto a los tribunales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2000

Más información

  • Los socialistas amenazan con los tribunales