Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vilafranca logra en Esparreguera su segundo 'tres de nou' del año

Esparreguera (Baix Llobregat) se convirtió el pasado sábado en plaça castellera de nuevo, gracias al tres de nou amb folre que plantaron los Castellers de Vilafranca. Esta nueva construcción de nou, la segunda que se anotan los verds en este inicio de temporada, avala el buen estado de forma con el que la agrupación del Penedès afronta la actual campaña. Los Castellers de Vilafranca repitieron la misma exhibición que efectuaron hace dos semanas en Cornellà. Es decir, empezaron con un seguro quatre de vuit amb l'agulla, construcción en la que volvieron a manifestar su confianza y dominio, A continuación ejecutaron una torre de vuit con un folre reducido planteada para colocarle un piso más. En la última ronda, plantaron con seguridad y eficacia el tres de nou amb folre. El pilar de set amb folre, el quinto que descargan este año, selló una espléndida exhibición de los de Vilafranca.

En la misma actuación, los Capgrossos de Mataró consiguieron una meritoria exhibición con el cinc de set, el quatre de vuit y su primera torre de set del año, tres castells que también completaron ayer en Premià. Los Castellers d'Esparreguera, por su parte, ejecutaron el tres y el quatre de set y el cinc de sis. Los Bordegassos de Vilanova también levantaron ayer un castell de vuit, el tres, con el que consiguieron quitarse la espina de las últimas semanas. En la actuación que realizaron en L'Hospitalet también ejecutaron la torre y el quatre de set amb l'agulla.

La exhibición más peculiar del fin de semana fue la que llevaron a cabo los Castellers de Barcelona en lo alto del monte Puigmal (Ripollès), donde, a pesar del viento que soplaba, completaron dos pilars de quatre, el tres de set y la torre de sis.

Miembros del Centre Excursionista de Catalunya y un numeroso grupo de aficionados acudieron a mediodía de ayer a la cima del Puigmal para cargar y descargar por primera vez, a 2.913 metros de altitud, varios castells. El tiempo, un poco fresco, favoreció un ascenso sin incidencias, explicaron los castellers.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de julio de 2000