Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trimble cree que los incidentes no pondrán en peligro la paz

El primer ministro de Irlanda del Norte, David Trimble, expresó ayer en El Esocrial su confianza en que el desfile del domingo sea tan tranquilo como el del año pasado, cuando no se produjeron desórdenes de orden público, pero admitió que la posibilidad de altercados existe: "Aunque haya incidentes éstos no pondrán en peligro el desarrollo del proceso de paz, porque existiendo consenso social los problemas se irán resolviendo".David Trimble afirmó ayer que tanto las organizaciones paramilitares protestantes como las católicas han prestado especial atención a la actitud de sus presos con respecto al proceso de paz, por lo que el apoyo de los penados a dicho proceso ha sido un factor "determinante". El líder unionista recordó que el proceso de paz incluye un programa muy definido para la pronta liberación de los presos, un programa al que la mayoría de los paramilitares encarcelados ya se ha acogido. "Esta liberación no supone una amnistía", matizó Trimble, "es más bien una libertad condicional, de forma que si esos presos participan en cualquier tipo de acción terrorista o delictiva, de la naturaleza que sea, inmediatamente se les puede devolver a la cárcel por medio de una orden administrativa, sin que tengan que pasar por un proceso judicial". Este programa explica en gran medida, según Trimble, el apoyo de los presos al proceso de paz.

David Trimble, que aseguró estar tranquilo en su posición a pesar de la facción de unionistas que cuestionan su liderazgo, cree que la policía ha actuado con absoluta imparcialidad en la represión de los violentos católicos y protestantes, aunque con "con mayor o menor éxito según los casos". En cuanto a la existencia de grupos de republicanos disidentes, aseveró que no van a afectar al proceso porque "carecen de apoyo".

El líder protestante, tercer premio Nobel (tras José Saramago y Rigoberta Menchú) que participa en el curso sobre derechos humanos organizado por el juez Baltasar Garzón, insistió en que la clave de todos los acuerdos de pacificación en su país está en que tanto los católicos del IRA como los protestantes violentos abandonen las armas y combatan únicamente en la arena de la política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 2000