Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda quiere comenzar a fin de año la campaña del cambio

La próxima vez no tiene que haber ni alianzas "precipitadas" ni "experimentos con cosas raras" en la batalla de la izquierda para ganar el Gobierno de Cataluña. Para ello, los presidentes del Partit dels Socialistes (PSC) y de Iniciativa-Verds (IC-V), Pasqual Maragall y Rafael Ribó, respectivamente, acordaron ayer que sus partidos impulsen a finales de este año la creación del máximo número posible de plataformas locales para "activar", con vistas a las elecciones autonómicas de 2003, la propuesta de cambio político que se frustró en las de 1999, por el escaso margen de un escaño.Las precipitaciones y los experimentos a que aludía Ribó después de entrevistarse con Maragall en el despacho de éste en el Parlament, son los que hubo en septiembre de 1999 en el momento de crear la coalición electoral del PSC, IC-V y el movimiento Ciutadans pel Canvi. A pesar de que hacía ya tres años que se hablaba de programas conjuntos y de coaliciones, lo cierto fue que sólo hasta el último momento, cuando Jordi Pujol ya había adelantado las elecciones, estos dos partidos de la izquierda lograron formar una coalición. Luego, la campaña demostró que no había habido tiempo suficiente para darla a conocer a los electores y que las organizaciones de los partidos, en particular el socialista, no fueron capaces de asumirla sin problemas y convertirla en factor de movilización electoral.

Maragall explicó a Ribó los acuerdos adoptados por el congreso del PSC, que Ribó calificó positivamente como "un paso más en la apertura" de los socialistas a otros sectores políticos y sociales, y ambos dirigentes acordaron que a finales de este mes estudiaran los documentos congresuales de ambos partidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000