Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS VENTAS

Merendaron cordilla

Fue un sopor; ¿se puede creer? Que una corrida de toros transcurra soporífera tiene difícil explicación. Más que nada por los propios toros, por el peligro que conllevan, por sus feroces embestidas, por sus buidas cornamentas, por sus foscas miradas, por sus bestiales derrotes, por su ancestral mugir y su inquietante bufar.Los toros son así, salvo que les hayan dado de merendar cordilla. Y esto quizá fuera lo que les pudo ocurrir a los Peñajara, para que la corrida transcurriese soporífera.

Es lo habitual, si bien se mira, en estos tiempos modernos y milenaristas. Los toros que echan en todas partes, ni embisten feroces, ni llevan buidas las cornamentas, ni asustan al mirar, ni derrotan a lo bestia, ni mugen, ni bufan ni nada. Los toros que sueltan en estos tiempos modernos no tienen media torta y parecen tontos de remate.

Peñajara / Madrileño, Ruiz, Canales Toros de Peñajara, discretos de presencia, justos de fuerza; sin casta

El Madrileño: dos pinchazos, estocada corta ladeada y descabello (silencio); dos pinchazos bajos, bajonazo, rueda de peones, dos descabellos -aviso- y se echa el toro (silencio). Ruiz Manuel: pinchazo, otro hondo perpendicular, rueda de peones y tres descabellos (silencio); pinchazo y estocada corta trasera (silencio). Canales Rivera: estocada corta trasera perdiendo la muleta (ovación y salida a los medios); dos pinchazos y media atravesada ladeada (silencio). Se guardó un minuto de silencio en memoria del diestro retirado Sánchez Flores, recientemente fallecido. Plaza de Las Ventas, 25 de junio. Un cuarto de entrada.

Sólo hay que echar un vistazo a esas ferias que se celebran estos días para comprobar hasta que punto está lisiada y crepuscular la ganadería de bravo. Y en Madrid ocurre otro tanto, no vaya a creerse.

La afición reprochaba al ganadero la mansedumbre del saldo impresentable que había traído a Las Ventas; y, sin embargo, a lo mejor no era cuestión de rigor selectivo lo que les ocurría a los seis toros seis, sino la cordilla que les echaron para merendar y les volvió gilipollas.

A quién se le ocurre, cordilla. O a lo mejor no se trataba de cordilla sino de peor dieta, a base de química quizá, quién sabe si fumable o inyectable. Un feo asunto en tal caso. Con lo cual los toros no se caían (o se cayeron poco, para lo que se acostumbra) y, en su defecto, deambulaban cansinos, embestían topones si es que acertaban a embestir, probaban recelosos la consistencia de los engaños y los tomaban sin codicia ni ilusión, al estilo asnal.

Ante semejante panorama los toreros veían arruinados sus deseos de torear. Si sus propósitos hubiesen sido burrear, pues sí, tendrían encaje con el temperamento de los toros. Mas tratándose de torear no podía haber consenso. Los toreros querían emular al Cúchares, los toros tiraban al monte.

De manera que se vieron desajustes, destemplanzas, y la ciencia aplicada no sabría precisar si eran debidos a la impericia de los lidiadores o a la disparidad de criterios entre el hombre y la bestia.

Corte de torero bueno se le advertía a El Madrileño, en sus vanos intentos de templar con ajuste y reunión. Y aquí es donde se plantea la incógnita: ¿eran imposibles tales formas con los toros burros o es que el diestro, ya veterano en cierta medida, de quien se conserva vivo el recuerdo de algunas exquisitas faenas, no conservaba la serenidad, el aguante y la técnica debidos para ajustar, reunir y templar?

De similar guisa se mueven los juicios relativos a los dos restantes espadas. Ruiz Manuel interpretó sin gracia ni fundamento su toreo -sus conatos de toreo, conviene precisar-, lo mismo en las suertes de capa que en las de muleta, y sólo acertó a construir con aseo una tanda de derechazos al toro que hacía quinto, allá al atardecer.

Canales Rivera recibió con una larga cambiada al tercer toro. El Madrileño ya lo había hecho con el primero sólo que a porta gayola. Es el año de las largas cambiadas y las portagayolas.

El toreo estará convertido en una explosión de adocenamientos y ventajismos, pero las largas cambiadas y las portagayolas que no falten.

Canales Rivera tuvo el detalle de echarse la muleta a la izquierda ya al principio de su primera faena. Tiró del natural y el toro no le respondía en ningún caso, bajo ningún concepto, pues en lugar de embestir burreaba y no había manera de ejecutar el toreo en su divina forma.

No obstante, Canales Rivera, con un pundonor digno de mejor causa, reiteró los naturales en tandas sucesivas dejando bien clara su disposición y su generosa entrega.

El sexto toro manseó cuanto quiso. Si se trataba de proclamar el descastamiento generalizado y la inequívoca mansedumbre de la corrida, ese sexto ejemplar constituyó el broche de oro. Obviamente tenía pocos pases. La afición conspicua juraba que ninguno, Canales Rivera coincidía cabalmente en la apreciación y, tras probar unos derechazos, entró a matar. Y hubo una sensación de alivio. La afición se marchó corriendo a ver el partido, mientras los turistas -que hacían mayoría en la plaza - se retiraban comentando atónitos que si lo visto a lo largo de la soporífera tarde es la fiesta del arte y del valor, "mi no entender".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de junio de 2000