Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de acuerdo entre peneuvistas y socialistas sobre el adjunto del Ararteko complica la reelección de Markiegi

La designación del adjunto al Ararteko está complicando la reelección de Xabier Markiegi al frente de esta institución. Markiegi desempeña el cargo de Defensor del Pueblo vasco en funciones desde el pasado 10 de marzo, fecha en la que expiró su mandato sin que fuera renovado, y puede continuar en él hasta el 10 de septiembre. En ese momento habría de sustituirle su adjunta, Merche Agundez, propuesta en su día por IU y que no concita tanto respaldo como Markiegi. El PNV, IU y UA registraron el pasado miércoles una propuesta para su debate en el Parlamento en la que plantean otra vez el nombre de Markiegi como Ararteko, desbloqueando así el proceso.PSE y PP han reaccionado con malestar por la actitud del PNV al presentar al candidato sin consensuar antes con la oposición el nombre del adjunto. Según el socialista Rodolfo Ares, la tradición es que el Gobierno plantee el nombre del Ararteko y la oposición, el de su adjunto. Markiegi fue en 1995, fecha de su elección, el candidato de los socialistas, que entonces formaban parte del Gobierno vasco. El voto del PP está sujeto a lo que decida el PSE debido al apoyo que anteriormente le brindó este partido para designar a un senador autonómico.

El representante de IU, Javier Madrazo, recordó aquella circustancia y señaló que "el PSE no puede pretender designar al Ararteko y, además, al adjunto". Mientras, el portavoz de EA, Rafael Larreina, resaltó que no apoyará la reelección de Markiegi porque no sabe euskera, aunque calificó de "notable" su trabajo. La elección del Ararteko exige un amplio consenso de los partidos, ya que la ley obliga a QUE tenga el respaldo de las tres quintas partes de la Cámara, es decir, de 45 de los 75 que componen la Cámara.

Defensor navarro

[El Parlamento foral creó ayer la figura del Defensor del Pueblo de Navarra, a propuesta de los socialistas, con los votos de UPN, PSN, IU y CDN. EH, EA y Batzarre se abstuvieron, al ver rechazadas todas sus enmiendas, entre ellas la que pedía una denominación bilingüe del puesto. El cargo requerirá el apoyo de tres quintas partes de la Cámara foral].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de junio de 2000