Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL PAÍS VASCO

Condenada una etarra en Francia a cuatro años por el atentado al Rey

La presunta etarra Conchita Iglesias Álvarez, compañera sentimental del exdirigente de la organización terrorista José Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, vio ayer reducida en dos años la condena de seis que le había sido impuesta en rebeldía en Francia por su participación en el intento de atentado contra el Rey en Palma de Mallorca en agosto de 1995. El Tribunal Correccional de París le había condenado a seis años de prisión en el juicio celebrado en 1997 por haber servido de enlace entre Kantauri, a la sazón jefe de los comandos a sueldo de ETA, y el grupo que intentó asesinar al Rey.En el nuevo juicio, celebrado tras haber recusado Iglesias la pena que le habían impuesto, la fiscal Antiterrorista Irene Stoller había solicitado que se mantuviesen los seis años de condena. En la rebaja de la pena ha podido influir la exculpación que hizo Kantauri de su compañera en la nueva vista. Iglesias, de 33 años y nacionalidad francesa, negó pertenecer a ETA y dijo que su relación con Arizkuren Ruiz era meramente personal. Según Kantauri, Conchita Iglesias nunca supo que los dos millones de pesetas que él le dio para que entregase a "unos amigos" eran en realidad para un comando de ETA.

Prohibición en el suroeste

Asimismo, el tribunal impuso a Iglesias la prohibición de residir en varios departamentos de Francia, entre ellos los del suroeste. La acusada fue detenida el pasado 2 de febrero en un establecimiento de comida rápida en Tarnos, al que había acudido con su hijo de cuatro años, fruto de su relación con Kantauri, para encontrarse con Juan Carlos Iglesias Chouzas, Gadafi, supuesto jefe del comando Vizcaya.

El fiscal de la Audiencia Nacional, por su parte, ha solicitado 29 años de prisión para el presunto etarra Sergio Polo por el asesinato de un hombre de un tiro en la cabeza en la puerta de su casa de San Sebastián en 1993. Polo y otros integrantes del comando Donosti decidieron asesinar a A.M.G.S., al que consideraban traficante de drogas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000