Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Despedida y relevo

Cerró ayer Rojo una serie de ocho años de discursos anuales como gobernador. Y lo terminó dando recetas, como siempre, y con una despedida repasando "los momentos difíciles" y "las grandes satisfacciones". Han sido ocho años de "puesta a punto de la política monetaria para la estabilidad de los precios" y "de mantener la calidad en los servicios". También, años de "adaptarse a condiciones intitucionales cambiantes", a "la crisis del mecanismo de cambios del Sistema Monetario Europeo, que zarandeó violentamente las economías europeas, como la española"..., y de enfrentarse a "la grave crisis de Banesto", intervenido en diciembre de 1993 dando fin de la era de esplendor de Mario Conde.

Rojo destaca el trabajo en equipo ("de quienes han vivido los problemas y las transformaciones como parte habitual de sus vidas") y muestra su gratitud, especialmente, al subgobernador, Miguel Martín, y a los directores generales.

En julio toca el relevo. Y Martín, que conoce la casa como nadie, es un candidato a sustituirle con Jaime Caruana, director de Inspección, como subgobernador. El ministro de Economía, Rodrigo Rato, ya ha solicitado informar al Congreso del cambio. Además de Martín, aparecen colocados el propio Caruana; Juan José Toribio (ex director del FMI); José Luis Feito, embajador de España en la OCDE; José Manuel González Páramo, consejero del Banco de España, y Manuel Pizarro, presidente de la CECA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000