Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior reclamará al Gobierno que haga cumplir las sanciones de tráfico

Mollet del Vallès

El consejero de Interior, Xavier Pomés, ha asegurado que su departamento solicitará del Gobierno central el endurecimiento de la legislación de tráfico y de los procesos sancionadores en caso de infracciones. El objetivo, ha aclarado Pomés, "no es sancionar más, sino hacer cumplir las sanciones". Por ese motivo, el Departamento de Interior está estudiando la legislación de tres países europeos, entre ellos Francia, para presentar una propuesta concreta.Pomés opina que no se pueden producir situaciones como la ejemplificada por un conductor de Girona que entre los meses de mayo de 1998 y mayo del 2000 ha acumulado 37 sanciones "y no precisamente por aparcamiento incorrecto".

Xavier Pomés presentó ayer la campaña de seguridad viaria del año 2000, que insistirá en el exceso de velocidad. Los accidentes en carretera son actualmente la tercera causa de mortalidad y la primera entre los jóvenes que tienen entre 15 y 26 años. "No podemos considerarlo una fatalidad de la sociedad del bienestar", indicó Pomés, que considera imprescindible un cambio en la percepción de los ciudadanos del problema. Según el consejero, los responsables de las administraciones deben establecer medidas educativas, informativas y, también, coercitivas.

La campaña informativa que prepara la Generalitat constará de un tríptico -del que se han editado un millón de ejemplares-, cuñas de radio y anuncios televisivos. La finalidad es frenar el exceso de velocidad, que constituye la segunda causa de los accidentes mortales. Junto a la campaña se ha presentado un estudio sobre el impacto de la velocidad en los accidentes de tráfico, realizado en colaboración con la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), que señala que la probabilidad de muerte en una colisión a una velocidad superior a 50 kilómetros por hora es del 50%.

Radares informativos

Entre los instrumentos que Interior prevé utilizar para afrontar esta situación figuran los nuevos radares informativos. Estos aparatos estarán situados en los arcenes de las carreteras e informarán a los conductores de la velocidad a la que circulan así como del límite establecido para el correspondiente tramo de la vía. Su objetivo no es sancionar, sino informar, pero si el conductor mantiene su actitud unos kilómetros más adelante, no tendrá argumentos para excusarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000