Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Maquinista se estrena con un lleno total

Desde que se inauguró, el pasado miércoles, el nuevo centro comercial La Maquinista, situado en el barrio de Sant Andreu, de Barcelona, está lleno hasta los topes y los restaurantes no dan abasto para atender a todo el público. El centro dispone de 223.000 metros cuadrados de superficie. Las tres plantas de ocio tienen forma de enorme cruz, con un gran pasillo central y otro más corto perpendicular. El lugar donde se cruzan, una plaza con una fuente y altas columnas, es la única parte de este gran complejo de ocio donde el cielo está cubierto por un techo de cristal que no protege del calor del sol de junio. El resto se encuentra al descubierto."Bienvenido al primer centro comercial abierto de Barcelona", rezan los carteles publicitarios. El espacio al aire libre y el suelo blanco dotan al edificio de cantidades ingentes de luz. A lo lejos se divisa el Tibidabo. En la planta alta se encuentra la ciudad de los niños. "Lo que más nos ha sorprendio es la gran afluencia de niños", explica Rafael Mateu, subdirector del centro.

"Perdón por el retraso, pero es el primer día y estamos un poco tontos", explicaba el encargado de una pequeña pizzería el día de la apertura. "Llevo tres cuartos de hora esperando y ahora me dice que no hay tomate para mi ensalada", se quejaba una mujer joven.

De las 225 tiendas de las que dispone el centro comercial, 185 han sido abiertas al público. El resto de los locales se inaugurará a partir de julio. Las 13 salas de cine empezaron ayer sus proyecciones.

"Esto me parece una gloria", afirma María José. "Vivo muy cerca y para todo tenía que coger un taxi adaptado que me costaba 5.000 o 6.000 pesetas. Aquí he venido hoy en esto", dice mientras golpea suavemente con la mano su silla de ruedas.

Sentada sobre un banco de piedra, con los codos apoyados sobre las rodillas, Serafina Moliner mordisquea lentamente una manzana. A su lado, su prima Ángeles guarda los restos de comida en una bolsa de plástico con movimientos cansados. Forman parte de las 55.000 personas que ya el primer día acudieron a conocer el nuevo centro comercial La Maquinista. "Todavía no hemos visto casi nada porque hay que caminar mucho", comentaba Serafina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000