Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL PAÍS VASCO

15.000 personas salen a la calle en Bilbao para apoyar a la familia de Pedrosa y denunciar el fascismo etarra

Miles de personas gritaron ayer con rotundidad una sola palabra en las calles de Bilbao, "libertad", y lanzaron una pregunta: "El lehendakari, dónde está". Convocados por el Foro Ermua y la plataforma ¡Basta Ya!, más de 15.000 personas salieron a la calle para denunciar "el fascismo de ETA" y el último atentado de "la bestia" etarra, en palabras del presidente del Foro,Vidal de Nicolás. Entre fuertes aplausos, De Nicolás preguntó a Ibarretxe cuándo va a "romper de forma definitiva y rotunda con los asesinos". La vida y las hijas del edil del PP asesinado asistieron a la marcha.

Al término de la manifestación, que tardó hora y media en recorrer los casi dos kilómetros que separan la Plaza del Sagrado Corazón del Ayuntamiento, el presidente del Foro Ermua censuró la ausencia del lehendakari y le acusó de excusar su inasistencia "con la más burda de las hipocresías".Pese a la ausencia de representantes del Ejecutivo vasco, De Nicolás le preguntó entre aplausos a Ibarretxe cuándo iba a romper "con los asesinos de ETA y su aparato ideológico" y "hasta cuando el soberanismo, la territorialidad, la construcción nacional y esos otros enunciados independentistas van a supeditar la vida y las libertades de los ciudadanos vascos". De Nicolás llamó a "gritar hasta enronquecer para que nos dejen ser libres y diferentes".

Siguiendo la consigna dada desde Grecia por el presidente del Gobierno, José María Aznar, -"no hay que tener miedo a nada, absolutamente a nada. Las calles del País Vasco serán calles libres, hoy, mañana y siempre", dijo el jefe del Ejecutivo-, miles de vascos desfilaron bajo un único lema Por la libertad contra el fascismo.

Portaban la pancarta miembros de los organismos convocantes -entre ellos De Nicolás, Agustín Ibarrola, y la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Teresa Díaz Bada-, políticos constitucionalistas como el presidente de Unidad Alavesa, Pablo Mosquera, y el vicesecretario general de UA, Francisco Probanza, quien ha anunciado esta semana que abandonará Euskadi al ser "objetivo preferente" de los terroristas. En el centro de la pancarta, la viuda de la última víctima de los etarras, el edil del PP de Durango Jesús María Pedrosa, con gafas negras y flanqueada por sus dos hijas.

Entre las autoridades destacaba el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja; el secretario general del PP, Javier Arenas; y los máximos representantes de las formaciones socialistas y populares en Euskadi.

La marcha comenzó a las 19.30 y durante casi todo el recorrido esperaban en las aceras decenas de personas para incorporarse a la manifestación. Primero discurrió en silencio. Luego, tímidamente, comenzaron a abrirse paso la consignas de "libertad, libertad" y los aplausos llegados desde los ciudadanos congregados en las aceras. Antes de llegar al ayuntamiento, los manifestantes insistieron en gritar lemas contra ETA o "no son vascos, son asesinos". Y cuando la pancarta de cabeza se colocó en las escaleras de acceso al edificio consistorial, los miles de asistentes comenzaron a preguntarse por la ausencia del lehendakari, tildaron a Arzalluz y Otegi de "fascista" y "terrorista", respectivamente, para acabar entre aplausos gritando "libertad, libertad" y "Pedrosa no te olvidaremos".

Tras la intervención de Vidal de Nicolás, tomó la palabra la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, quien acusó a los terroristas de copiar "con similitud milimétrica a Stalin o a Hitler".Teresa Díez denunció el último asesinato de ETA y acusó a los etarras de querer "eliminar el pluralismo político y social, quieren sustituir las urnas por las pistolas, pero siempre nos tendrán enfrente defendiendo la libertad y la paz para todos los ciudadanos".

Horas antes de la manifestación en Bilbao, José María Aznar había animado a los ciudadanos a secundar la protesta contra ETA. "Que las calles de Bilbao se llenen de voces de libertad", dijo, informa Miguel González. Aunque el presidente español se había propuesto no hablar sobre el País Vasco durante su visita oficial a Grecia, se vio obligado a efectuar una breve declaración tras referirse a este asunto su anfitrión. "Condenamos cualquier tipo de terrorismo, cualquier acto que quiera imponer soluciones en contra de la mayoría democrática", enfatizó Costas Simitis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2000

Más información

  • Convocantes y asistentes criticaron la ausencia de Ibarretxe y le instaron a "romper con los asesinos"