Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo de Arte Naïf de Figueres cierra por falta de visitantes

El Museo de Arte Naïf que el industrial y coleccionista francés de arte Albert Laporte habilitó en el edificio señorial de El Molí de la Torre, en el término municipal de El Far d'Empordà, a pocos kilómetros de Figueres, ha cerrado esta semana a causa de la escasa afluencia de visitantes. Laporte halló en el edificio modernista el techo ideal en el que ver florecer el sueño de exponer la segunda colección del mundo en cantidad y calidad. El escaso interés que la iniciativa ha despertado en el público ha hecho añicos su sueño a los dos años. El museo contó con una importante inversión que el mecenas jamás desveló.Las previsiones del museo auguraban unos 200.000 visitantes al año, aunque la cifra total en las dos temporadas que lleva abierto no ha conseguido superar los 30.000. El cierre del centro museístico ha causado una cierta sorpresa en los ambientes artísticos del Alt Empordà, aunque era sabido que los cuadros de los pintores ingenuos y desconocidos no habían conseguido atraer el interés del público. El museo se esforzó en promocionar sus obras y organizó selectas presentaciones. El cierre no fue comunicado al alcalde del municipio, aunque sabía que los promotores estaban decididos a abandonar la empresa si el centro no conseguía arrancar el vuelo. El Museo de Arte Naïf había inaugurado recientemente una exposición de pintores catalanes que debía mantenerse abierta hasta el mes de agosto.

Albert Laporte ha invertido en su afición al arte naïf los beneficios obtenidos en una importante firma de cosméticos. Ha recorrido los cinco continentes a la caza de autores, tanto anónimos como reputados, de este estilo pictórico. Laporte, casado con la vallisoletana Ana Pérez, que dirigía el museo, adquirió el Molí de la Torre por el gran atractivo turístico de la zona y porque pensaba que podía atraer a una parte del público que visita el Teatro-Museo Dalí de Figueres. El genio surrealista frecuentó el espléndido edificio cuando era propiedad de la familia de músicos y pintores Pitxot.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2000