Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos plantea la retirada de la misión de la ONU en el Sáhara

Marruecos está estudiando seriamente la posibilidad de que la prórroga de dos meses otorgada por Naciones Unidas a la Misión para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) sea la última, y que la ONU abandone definitivamente el territorio de la antigua colonia española ante la imposibilidad de encontrar una solucion al conflicto. En declaraciones a este periódico, un alto responsable de la Seguridad del Estado marroquí, que desea guardar el anonimato, ha planteado que la posibilidad del fin del mandato de la ONU para el Sáhara es real, y que la Minurso podría retirarse de la región al expirar la última prórroga. "Las posiciones son tan distantes que no creemos que se pueda producir un acercamiento en los planteamientos entre las partes", afirmó.En la misma línea se pronunció este fin de semana el embajador marroquí ante Naciones Unidas, Ahmed Senussi, que participó en el último encuentro de Londres apadrinado por el exsecretario de Estado norteamericano James Baker, y en el que estuvieron presentes una delegación del Frente Polisario, y representantes de Argelia y Mauritania como "partes interesadas".

En declaraciones a la agencia oficial de noticias marroquí, MAP, Senussi consideró que las posiciones de su país y del independentista Frente Polisario respecto al referéndum del Sáhara Occidental son casi "irreconciliables", mostrándose pesimista sobre un posible acercamiento de posiciones en los dos proximos meses.

Marruecos sigue imputando la responsabilidad de la paralizacion del proceso de organización del referéndum de autodeterminación de la población saharaui al Frente Polisario, por no aceptar la inclusión en las listas electorales de varias tribus que Rabat califica como saharauis.

Como única vía para superar las divergencias entre Marruecos y el Polisario se ha abierto en un primer momento la posibilidad de una tercera vía, cuyos contornos políticos nadie conoce con precision, pero que se basaría en una cierta autonomía en la gestión del territorio a los propios saharauis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000