Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado muerto el pirata aéreo filipino que huyó en paracaídas

La aventura del pirata aéreo paracaidista de Filipinas acabó el jueves en tragedia inmediatamente después de saltar del avión a unos 2.000 metros de altura. El paracaídas de fabricación casera sólo aguantó unos segundos la fuerza del aire en la caída antes de desprenderse del cuerpo, que se precipitó al vacío y se estrelló en una zona pantanosa donde fue descubierto ayer. "El cuerpo fue hallado enterrado y sólo se le veían las manos", anunció el jefe de policía de Filipinas, Pánfilo Lacson.

Los vecinos que lo hallaron dijeron que en realidad se le veían las manos y las rodillas, con el resto sumergido en el barrizal de Real, a unos 60 kilómetros al este de Manila.Un vecino declaró que le llamó la atención ver cómo el jueves un avión daba vueltas en el cielo y cómo mientras observaba el fenómeno su sorpresa se hizo mayor al ver que algo caía del aparato. Al instante se abrió un paracaídas y al poco tiempo ese paracaidas se separó del cuerpo, que cayó a toda velocidad sobre un área de árboles y agua.

El paracaídas, de color violáceo y una decena de metros de diámetro, podía haber hecho su función de haber estado debidamente atado al cuerpo, según declaró un policía, aunque un responsable de seguridad aérea de Filipinas, Marcelo Ele, indicó que saltar con un paracaídas de esas características era "pura y simplemente un suicidio". "Yo diría que era un aventurero o un hombre que se creía que hacía esquí aéreo", manifestó con humor negro Marcelo Ele. Difícilmente cualquiera de las dos cosas, procediendo de una región tan pobre como Mindanao.

El fallecido fue identificado provisionalmente como Augusto Lakandula, aunque tenía en su poder otro documento de identidad. Ayer no había sido hallada la bolsa con el dinero entregado por los pasajeros del Airbus. Lakandula, quien perpetró el atraco con una granada y una pistola, lloró durante el secuestro, según relató el piloto del avión, quien dijo que el hombre estaba frustrado al haberle abandonado la familia e irse su mujer con un policía.

"El motivo del secuestro fue puramente económico y no tiene nada que ver con el conflicto en Mindanao ni con otro asunto político", afirmó el ministro de Defensa, Orlando Mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2000

Más información

  • El asaltante se estrelló en un cenagal desde 2.000 metros de altura