"El Gobierno ha traicionado al partido a cambio de impunidad"

La trifulca registrada en el hotel Lina de la capital inmediatamente después de la renuncia de Danilo Medina fue considerable. Los dirigentes y militantes más exaltados increparon a su candidato con palabras gruesas, y Miguel Solano, ex viceministro de la Presidencia del Gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, dirigido por Leonel Fernández, fue más allá: lanzó imputaciones de carácter penal. Salido de madre, a gritos en el salón de conferencias, acusó al Ejecutivo de haber negociado bajo manga la renuncia de su candidato a cambio de la impunidad por los supuestos delitos cometidos en el ejercicio de cargos públicos."¡Escúchenme, escúchenme!", convocaba a los periodistas. "Anoche [miércoles] había la decisión de que el Partido de la Liberación Dominicana iba a la segunda vuelta, pero el Gobierno negoció un acuerdo de impunidad, traicionó al partido, se vendieron para que no les pase nada. Ésa es la verdad". Dispuesto a organizar un escándalo, prosiguió con su denuncia: "Ningún Gobierno del mundo tiene el derecho a violar la Constitución de la República, y ésos [los miembros del actual Ejecutivo dominicano] han violado la Constitución de la República. El Partido de la Liberación Dominicana debe condenarlo, debe apresarlo [al Gobierno], debe perseguirlo hasta el final porque son un grupo de traidores. Lo que están defendiendo es lo que tienen en el bolsillo".

El Gobierno de Fernández, que ha logrado el crecimiento más alto de América, un 8% del PIB, perdió votos porque no fue percibido como equitativo y porque fue acusado por sus críticos de haberse concentrado en megaproyectos públicos, que supuestamente devengaron jugosas comisiones durante la concesión de los contratos. Fue así en detrimento de las pequeñas obras reclamadas por numerosos barrios y comunidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de mayo de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50