Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un anciano se suicida después de intentar quemar la casa de su mujer en un pueblo de Pontevedra

Un hombre de 77 años, Daniel Sobral Carrera, murió ayer ahogado al arrojarse a un lavadero con una bloque de hormigón atado al cuello después de tratar agredir a su mujer, Adolfina Estévez Pidre, de 75 años, y de incendiar parcialmente su casa en Marín (Pontevedra). El matrimonio vivía separado desde hace seis meses, aunque ocupaban dos viviendas de una misma finca; el hombre vivía solo y la mujer, con una hija.Las disputas violentas de esta pareja de ancianos venían siendo frecuentes desde hace muchos años, según recuerdan sus vecinos de la parroquia de Santo Tomé de Piñeiro, en el municipio pontevedrés de Marín. Hace seis meses, la mujer decidió mudarse a la casa de la hija, erigida en la misma finca, aunque continuó haciendo la comida para su marido y comiendo todos los días con él. Pero las grescas no cesaban. Hace unos días, Adolfina Estévez decidió que tampoco se pararía a cocinar ni a comer con Daniel Sobral. El lunes tuvieron la penúltima bronca.

Ayer, Daniel Sobral volvió de Marín, poco antes de mediodía, con una lata de gasolina. Dejó la lata en su casa y se dirigió a la de su mujer e hija con un cuchillo en la mano. Afortunadamente, la mujer tenía las puertas bien cerradas, porque aunque pidió auxilio, nadie la oyó.

El hombre rompió los cristales de una puerta trasera y forcejeó brevemente con Adolfina, al otro lado de la puerta, hasta pensar que la había herido. En realidad la mujer sólo se había cortado en un brazo con los cristales rotos, sin mayor gravedad.

El anciano volvió a su casa, la roció con gasolina y prendió fuego. La vivienda apenas si sufrió algún desperfecto, pero el garaje y el coche de la hija estacionado en él quedaron destruidos.

Luego, Daniel Sobral se ató una cuerda al cuello y, en el otro extremo, un bloque de hormigón de los usados en la construcción. Con él en la mano se arrojó a un lavadero, con menos de un metro de agua de altura.

Horas después era rescatado cadáver por los funcionarios judiciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2000