Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey aboga en Bruselas por la ampliación de la UE y una mayor cooperación antiterrorista

El rey Juan Carlos resaltó ayer la necesidad de una mayor cooperación contra el terrorismo y el reto de la ampliación de la Unión Europea (UE) en la primera jornada de la visita oficial de los reyes de España a Bélgica. "De forma abrumadora, la sociedad española y la del resto de Europa rechazan la lacra del terrorismo", manifestó en la cena de gala ofrecida en el palacio de Laeken, residencia de los soberanos belgas Alberto II y Paola. La visita, la segunda en 23 años, se vio ligeramente empañada por un incidente que protagonizó el ex sacerdote tradicionalista Juan Fernández Krohn, que fue condenado por tratar de acuchillar al Papa en el santuario portugués de Fátima en 1982.

"Todos los ciudadanos europeos de nuestros días disponen felizmente de los medios necesarios y las salvaguardias jurídicas imprescindibles para expresar libremente sus criterios en un intercambio de puntos de vista abierto y legítimo. No cabe, por tanto, hacer de la propia opinión política un arma de exclusión, una deslegitimación de quienes no la comparten. Y, ciertamente, la defensa del propio criterio en ningún caso puede efectuarse por medios violentos", dijo para recalcar el repudio del terrorismo en la sociedad europea."España estima que entre los Estados miembros de la Unión sólo cabe una consideración jurídica y política uniforme de los violentos o de quienes colaboran con ellos, tanto más cuanto que en cada uno de nuestros ordenamientos internos, constituidos por los mismos principios y análogos procedimientos, todos disponen de los instrumentos necesarios para defender sus derechos en paz. El terrorismo y su entorno nunca podrán encontrar apoyo entre nosotros", añadió.

Precisamente, este tema fue discutido en el almuerzo de trabajo que el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, mantuvo con su homólogo belga, Louis Michel. Piqué destacó que, aun cuando España no tiene ya ningún contencioso pendiente con Bélgica sobre la protección de etarras, cree conveniente la necesidad de que los dos países cooperen más estrechamente en la lucha antiterrorista y a este respecto sugirió la oportunidad de una reunión de los respectivos ministros de Interior para una mejor coordinación.

Don Juan Carlos evocó en la cena de anoche los vínculos históricos que unen a las dos naciones justo en el año que se cumple el quinto centenario del nacimiento del emperador Carlos V, a quien el primero definió como "impulsor destacado de la idea de Europa". "Su legado más notable se cifra en aquel permanente esfuerzo suyo por conseguir la unidad europea", dijo. Luego expresó su confianza en "alcanzar compromisos que permitan avanzar en el proceso de integración y preparar la Unión Europea para la próxima ampliación".

Alberto II afirmó que la UE debe tender hacia una verdadera comunidad de valores y que Bélgica y España pueden "contribuir eficazmente a la realización de una Europa unida en su diversidad". El rey belga, aún convaleciente de un cuádruple by-pass coronario, tendrá menor protagonismo durante los cuatro días de la visita. Los Reyes fueron recibidos en el aeropuerto militar de Melsbroek por el príncipe heredero Felipe y la princesa Mathilde, y por la tarde don Juan Carlos se entrevistó con el primer ministro, Guy Verhofstadt.

El ex cura perturbado que atentó contra el Papa causa un incidente

Juan Fernández Krohn, de 50 años, ex sacerdote del extinto movimiento integrista de Jean Lefebvre, había intentado acuchillar al Papa en Fátima el 13 de mayo de 1982 por lo que fue condenado a siete años de cárcel en Portugal. En vísperas de la reciente visita de Juan Pablo II ese santuario la policía portuguesa intentó localizarle. Sin éxito porque estaba en Bruselas, donde ayer, al grito de "viva el imperio español" y "no maté al Papa", rompió el cordón de seguridad en la explanada del Palacio Real, saltó una de las vallas y se lanzó como un poseso, pero desarmado, hacia el lugar donde los reyes belgas esperaban a don Juan Carlos y doña Sofía. Varios fornidos agentes placaron al ex cura a unos cien metros de los estupefactos reyes. Acabó con un "Bélgica, refugio de etarras".

Le detuvieron y le llevaron ante un psiquiatra. El arresto sólo fue administrativo pues calificaron su acción de "rebelión simple". Fernández Krohn, que estudió derecho en España tras salir de la cárcel portuguesa, ya tiene antecedentes penales en Bélgica por falsificación de documentos en 1994. En enero pasado también fue detenido por un incidente en una concentración de funcionarios españoles para expresar su repulsa contra un asesinato de ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2000

Más información