Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CARDIOLOGÍA La apnea del sueño, causa probable de hipertensión

La interrupción momentánea de la respiración al dormir, un trastorno conocido como apnea del sueño, es probablemente una causa importante de hipertensión arterial. Esta conclusión se desprende de una investigación en la que se han estudiado más de 700 casos durante ochos años y que se publica en el último número de la revista médica New England Journal of Medicine.Respaldados por las pruebas más concluyentes hasta ahora, los autores, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos), sostienen que incluso una apnea del sueño leve o moderada conlleva un riesgo sustancial de hipertensión. Y afirman que cuanto más grave sea la apnea del sueño, mayor probabilidad se tiene de volverse hipertenso.

El estudio, impulsado por el Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre de Estados Unidos (NHLBI, en sus siglas en inglés), "aumenta de forma significativa la comprensión del papel que juega la apnea del sueño en la hipertensión y proporciona pruebas adicionales de que puede constituir un factor independiente de riesgo de hipertensión". "Cuando tengamos datos de seguimiento adicionales del amplio Estudio de la Salud del Corazón durante el Sueño, estaremos en condiciones de determinar con mayor seguridad el papel concreto de la apnea del sueño como factor de riesgo en las enfermedades cardiovasculares", afirma el director del NHLBI, Claude Lenfant.

Interrupciones

La mayoría de los estudios sobre la apnea del sueño y la hipertensión realizados con anterioridad han proporcionado únicamente un examen parcial, o limitado en el tiempo, de la manifestación simultánea de estos dos trastornos, explica el autor principal de este estudio, Paul Peppard, del departamento de medicina preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin.

Algunos estudios se han basado en los informes individuales de los ronquidos de los participantes, y no en una evaluación objetiva de la apnea del sueño. "Nuestras investigaciones muestran que la apnea del sueño puede ser un factor importante de aparición de la hipertensión con el tiempo", afirma Peppard.

En este estudio los investigadores han analizado el número de interrupciones de la respiración que sufre cada uno de los participantes mientras duerme, a fin de determinar la existencia y la gravedad de la apnea del sueño. Si se tienen de 5 a 15 interrupciones por hora, se está ante una apnea del sueño que va de leve a moderada. A partir de 15 interrupciones, la apnea se califica de moderada a grave. La salud de los participantes se volvió a evaluar cuatro años después y, en algunos casos, también ocho años más tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de mayo de 2000