Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inquietud internacional

Mientras en la isla de Jolo prosigue el secuestro del grupo de 21 personas por Abu Sayyaf, crece la preocupación en los países de origen de los rehenes por su salud y el posible final del secuestro. El grupo incluye diez malaisios, tres alemanes, dos franceses, dos finlandeses, dos surafricanos, un libanés y una filipina.Francia, que ha mostrado su "confianza en las autoridades filipinas para solucionar esta crisis sin violencia", designó ayer a un representante para que contacte con el Gobierno y siga de cerca la evolución de la situación desde la Embajada en Manila. El Ministerio finlandés de Asuntos Exteriores también anunció el envio de un emisario para ayudar en las negociaciones.

El embajador de filipinas en Berlin, José Zaide, fue llamado ayer al Ministerio de Asuntos Exteriores para comunicarle "el interés del Gobierno alemán en una solución rápida y pacífica del secuestro".

Por otra parte, la madre de la mujer surafricana retenida hizo ayer un llamamiento por televisión a los secuestradores para que liberen a su hija y su marido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 2000