Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCULTURA

Alicante acoge una antología de metales y dibujos de Pablo Gargallo

El aragonés Pablo Gargallo (Maella, Zaragoza, 1881 - Reus, Tarragona, 1934) es comúnmente considerado como uno de los grandes innovadores de la escultura española. Sus cobres, bronces y hierros abrieron caminos que muchos otros pisarían después. La evolución del alumno del modernista Eusebi Arnau hasta el escultor en busca de un estilo propio puede seguirse en la antología organizada por la CAM, que se exhibe en la sala de exposiciones de la entidad en Alicante hasta el 18 de mayo. En Alicante se han expuesto 31 esculturas y 10 pinturas de las 49 obras que forman la muestra completa, que visitará Elche de mayo a junio y Valencia de junio a julio. La selección permite recorrer la obra del artista y está dispuesta de modo que las piezas de menor tamaño parecen rodear a la escultura central de la muestra. Gran Profeta (1933) es una estatua a tamaño real de gran capacidad expresiva. Su ubicación en el centro de la exposición también ofrece una lectura paradigmática, puesto que es en esta obra realizada un año antes de su muerte donde convergen todos los rasgos que habían caracterizado a sus etapas anteriores.

Rasgos que son, en su primera época, los de un artista que busca su propio vehículo expresivo. Los dibujos y pinturas, realizados con materiales de calidad pobre, recuerdan demasiado a la bohemia de arrabal retratada por Degàs y Toulousse-Lautrec. En la escultura, realizada fundamentalmente en cobre, comienza a destacar un artista que moderniza el clasicismo.

Después de esta etapa, Gargallo atravesará un trienio clasicista en el que el plomo será su principal aliado. En su posterior redescubrimiento del cobre desarrollará una técnica esquemática, con hitos como la cabeza Kiki de Montparnasse y otras obras seminales que influirán a las generaciones posteriores. Su periplo finalizará en el hierro y en la incorporación de técnicas de vacio que le situaron entre los precursores de un nuevo lenguaje figurativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de abril de 2000