Las ventas de libros crecen entre el 20% y el 50% respecto a anteriores campañas de Pascua

LA SEMANA DE SANT JORDILa combinación de elementos que hacía temer a los libreros por este Sant Jordi está resultando mejor de lo esperado, a falta de saber qué pasará hoy y mañana, Día del Libro. Los cuatro primeros días de aplicación del 10% de descuento en las librerías se han saldado con un aumento de las ventas entre el 20% y el 50% respecto a las de otros años en los días previos a la Semana Santa, tradicionalmente buenos en el sector. La difusión, el buen tiempo y la búsqueda de ocio para las vacaciones son las razones que llevan al Gremio de Libreros y a las librerías a estar, de momento, satisfechos.

Las librerías de Barcelona, que temían que el éxodo originado por la vacaciones de Semana Santa mermase en buena parte sus ventas del Día del Libro, han trabajado a todo tren desde el pasado lunes, primer día de aplicación del 10% de descuento. Pero también han trabajado con intensidad los establecimientos de fuera de Barcelona, como recuerda Santi Ruiz, gerente del Gremio de Libreros de Cataluña. El aumento de ventas, no obstante, ha sido desigual. Desde el 20% en las librerías más pequeñas al 50%, o incluso más, en las tiendas con más tirón entre el gran público. Aun así, todavía falta saber qué pasará hoy y mañana, días en los que se colocarán los tenderetes en las calles, porque en un solo día las librerías suelen recaudar el 10% de su facturación anual, que ronda los 27.000 millones de pesetas."Hasta el martes no haré cálculos", dice Josep Cots, de la librería Documenta de Barcelona. "Ésta ha sido una buena semana, pero el día clave es el 23 y aún no sabemos qué pasará". En Casa del Llibre, la nueva librería del paseo de Gràcia, aseguran que han recibido un 30% más de visitas que en días normales. Ante la incógnita del domingo, uno de sus encargados, Felip Ortega, afirma: "Confiamos más en los resultados de esta semana que en los del Dia de Sant Jordi". Y en la FNAC, remachan: "La gente se ha volcado de pleno gracias a la campaña del 10% de descuento".

Lluís Morral, de Laie, coincide en considerar positiva la aplicación del descuento durante toda una semana: "Hemos notado que la venta ha crecido en más del 40% respecto de los días anteriores a la Semana Santa de otros años". Tanto es así que propone repetir la experiencia en años venideros. Es algo en lo que coinciden en Documenta y en La Central. En esta última apuntan: "La afluencia de compradores el Dia de Sant Jordi es caótica. Este año hemos trabajado mejor porque la gente ha ido entrando de forma escalonada". Y continúan: "Que las ventas se concentren en un solo día no es en absoluto positivo para el libro. No es que el público se acerque a la lectura, sino que más bien parece que se salden cuentas con ésta".

Aunque comparte la preocupación por la difusión de la lectura -el último informe de la Sociedad General de Autores y Editores sobre consumo cultural evidenciaba que el 49% de los catalanes lee muy poco o no lee- y la satisfacción por los resultados de ventas de esta semana, Ruiz apunta: "No vemos por qué se tiene que repetir la semana de descuentos. Una cosa es dar facilidades en un Sant Jordi tan atípico como éste y otra cambiar una tradición". En todo caso, afirma, la cuestión se pondrá sobre la mesa una vez hecho el balance de esta edición. Los miembros de la junta del Gremio de Libreros se reunieron el jueves con el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, a quien trasladaron su inquietud acerca de la posibilidad de que desaparezca el precio fijo del libro.

Los primeros de la fila

En todo Día del Libro es obligado el recuento de los libros más vendidos. Con los buenos resultados de estos días la lista se ha empezado ya a perfilar. En primerísima fila se sitúan los monólogos del cómico Andreu Buenafuente (Digue'm agosarat, Columna); el periplo europeo de Albert Om (Els veïns de dalt, La Campana); las memorias de José Luis de Vilallonga y Fabián Estapé (La cruda y tierna verdad, Plaza y Janés, y De tots colors, Edicions 62); el regreso del detective Pepe Carvalho, de Manuel Vázquez Montalbán (El hombre de mi vida, Planeta); las aventuras náuticas de Arturo Pérez Reverte (La carta esférica, Alfaguara); la primicia de Milan Kundera en catalán y castellano (La ignorancia, Tusquets); las reflexiones del Dalai Lama (El arte de vivir en el nuevo milenio, Grijalbo); la segunda parte de las vicisitudes de Bridget Jones, de Helen Fielding (Bridget Jones perd el seny, Edicions 62 / Bridget Jones: sobreviviré, Lumen); el ganador del último Premi Sant Jordi, Emili Teixidor (El Llibre de les Mosques, Proa); y el último libro de Isabel-Clara Simó (T'imagines la vida sense ell?, Columna). Muchos de ellos -mediáticos, menos mediáticos o nada mediáticos- se repartirán a partir de hoy por toda Cataluña, si el tiempo lo permite, en los tenderetes para cumplir con el viejo ritual de la firma de sus obras.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción