Francia conoce los detalles del expolio a los judíos bajo el régimen de Vichy

La comisión Mattéoli entrega hoy al Gobierno, tras tres años de trabajo, un voluminoso informe sobre el expolio de los judíos en Francia bajo la ocupación nazi en la II Guerra Mundial. El mandato de la misión, presidida por el ex ministro Jean Mattéoli, era establecer lo más detalladamente posible las condiciones en las que los judíos fueron despojados de sus bienes y hallar la pista de las posesiones no restituidas a sus dueños o sus herederos después de la contienda. El informe, de unas 3.000 páginas, arrojará luz, según ha trascendido, sobre un aspecto poco conocido del Holocausto en Francia: cómo decenas de miles de judíos fueron objeto de una asfixia económica por orden del Gobierno colaboracionista de Vichy antes de ser deportados a los campos nazis de la muerte.

Ese estrangulamiento económico se efectuó mediante las leyes de arianización de la economía, el bloqueo de las cuentas bancarias de los judíos, el despojo de sus comercios y empresas, así como el saqueo de sus viviendas. La comisión Mattéoli fue creada en febrero de 1997 por el entonces primer ministro, el neogaullista Alain Juppé, para "estudiar las condiciones en las cuales bienes pertenecientes a judíos de Francia fueron confiscados o adquiridos de forma fraudulenta (...) tanto por las fuerzas de ocupación como por las autoridades de Vichy entre 1940 y 1944".

El socialista Lionel Jospin, que sucedió a Juppé en junio de 1997, confirmó el mandato de la misión, cuyos nueve grupos de trabajo se dedicaron a aspectos sectoriales como la arianización económica, la banca, los seguros y los bienes culturales. El informe recoge estudios ya divulgados como los relativos al expolio bancario de los judíos y a la actitud de la Sociedad de Autores, Compositores y Editores de Música (SACEM) hacia sus miembros judíos, que dio lugar a una fuerte polémica en 1999.

Restituciones individuales

La comisión Mattéoli presentará recomendaciones al Gobierno, por ejemplo, sobre los objetos de arte recuperados tras la derrota alemana y entregados "a título provisional" a los museos nacionales de Francia, que han mostrado poca inclinación por crear las condiciones para la restitución a sus dueños legítimos.

Las conclusiones de la comisión se desmarcan, según ha trascendido, de la postura del Congreso Mundial Judío en Estados Unidos, que propugna indemnizaciones globales como ya se han impuesto en Suiza, Alemania y Austria.

La comunidad judía francesa se inclina más bien por restituciones individuales y por la dimensión moral del "deber de memoria". Este proceso ya está en marcha: en septiembre pasado, se creó la comisión Drai para informar a los dueños legítimos sobre sus bienes con vistas a su indemnización. Ya ha recibido 4.500 peticiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de abril de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50