Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ediles defienden a su alcalde, pero se someten a la disciplina interna

Los cinco concejales del PP que completan el grupo municipal que dirige Antonio Ruiz Meroño en el Consistorio de Dolores, han mantenido idéntica postura a lo largo del proceso de investigación interna. Según desvelaron ayer fuentes del partido, los ediles, sin excepciones, se han mostrado "como una piña" defendiendo al alcalde, "cuando tocaba", pero "sobre todo" los intereses del partido y del municipio.Con la tesis de que no se puede dar respaldo institucional a un militante expedientado y sometido a una investigación judicial, en los próximos días la dirección regional del PP pedirá a Ruiz Meroño que dimita del cargo y renuncie a su acta de concejal, al objeto de dejar paso al siguiente de la lista y proceder a la elección del nuevo alcalde.

En el Ayuntamiento de Dolores no hay mayoría absoluta. El PP fue el partido más votado en las elecciones de 1999, y consiguió seis ediles, por cinco del PSPV, uno de UV y otro del Partido Dolores Independiente. Los populares pactaron con las formaciones minoritarias, y los socialistas integran en solitario la oposición.

En el caso de que Ruiz Meroño se negara a dimitir y se enrocara en el Grupo Mixto, forzaría al PP a promover una moción de censura, que ganaría si consigue mantener el pacto tripartito de gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de abril de 2000