Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP suspende de militancia al alcalde de Dolores y pide su dimisión

César Augusto Asencio, encargado por la dirección regional del PP de instruir el expediente informativo abierto la semana pasada contra el alcalde popular de Dolores, Antonio Ruiz Meroño, para esclarecer el pago de dos cuentas en un club de alterne con la tarjeta de crédito del Ayuntamiento, finalizó anoche su trabajo con la decisión de solicitar al Comité de Conflictos del partido la apertura de un expediente disciplinario y la suspensión cautelar de militancia al munícipe. Ruiz no justificó ayer los pagos, y será expulsado.

La solicitud de abrir un expediente disciplinario al alcalde de Dolores, Antonio Ruiz Meroño, programada en principio para el lunes próximo si el alcalde no justificaba antes los pagos con la Visa, se adelantó a última hora de anoche. La medida implicará la suspensión cautelar de militancia del alcalde, al menos hasta que finalice el expediente y se conozca el resultado de las indagaciones anunciadas por la Fiscalía de Alicante para determinar si Ruiz Meroño incurrió en un delito de malversación de caudales públicos. La decisión de César Augusto Asencio, designado por el Comité de Derechos y Garantías del PP valenciano para esclarecer la información publicada por EL PAÍS el 18 de marzo, se considera el primer paso para la expulsión definitiva del militante.Ruiz Meroño puede apelar contra la apertura del expediente y la suspensión de militancia, en cuyo caso el proceso se resolvería en la sede nacional del PP. En los próximos días, el partido pedirá a Ruiz Meroño que dimita del cargo de alcalde y renuncie al acta de concejal.

Veinte días después de que EL PAÍS diera a conocer que Antonio Ruiz Meroño, alcalde de Dolores por el PP, abonó con la Visa del Ayuntamiento dos cuentas en un prostíbulo de La Vega Baja por un importe global de 99.400 pesetas, el 22 de octubre de 1998, la dirección regional del partido decidió, a última hora de anoche, apartar al munícipe de sus filas, de forma cautelar, mientras duren las investigaciones interna y judicial en marcha. Desde el principio, destacados dirigentes populares, incluido el presidente Eduardo Zaplana, anunciaron que de confirmarse la información, la actuación del partido contra el munícipe sería "contundente". Y así ha sido.

El PP ha seguido escrupulosamente todos los pasos marcados por sus estatutos antes de suspender de militancia a Ruiz Meroño. Lo primero fue requerir la aportación de pruebas en su defensa. Como quiera que el alcalde limitó ese proceso a la presentación de dos facturas cuya existencia se desconocía hasta entonces, se decidió abrirle expediente informativo, al objeto de oficializar otra documentación más fiable que se le reclamaba con insistencia y tomar declaración al resto de concejales de Dolores y al presidente del partido en la localidad, para contrastar opiniones.

Desde el principio, el alcalde ha mantenido que los cargos, registrados de madrugada por el datáfono del local de alterne Beni's, corresponden al abono de unas consumiciones y una comida celebradas en un restaurante contiguo al club, propiedad del mismo empresario. Según su versión, que no convence a sus jefes políticos, ambos locales utilizaban indistintamente el datáfono para cobros por tarjeta.

El PP reclamó a Ruiz Meroño -y continuará reclamando hasta que finalice el proceso- copia de todos los cargos efectuados con la Visa del Ayuntamiento, un informe del interventor municipal dando conformidad a los pagos y a las facturas que esgrime para justificarse, un informe bancario con especificación del destino de los cargos, y declaración jurada de los once comensales con los que supuestamente compartió mesa en aquel restaurante.

De toda esa documentación, a la sede del PP tan sólo ha llegado el listado de los pagos con la tarjeta de crédito, y al parecer incompleto. Ruiz Meroño declaró ayer por la tarde en el partido durante media hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de abril de 2000

Más información

  • Ruiz Meroño no justifica los pagos en un club con la Visa municipal