Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El autor argentino Gonzalo Garcés gana el Premio Biblioteca Breve 'Los impacientes' narra la "inquietud y las expectativas" de tres jóvenes de Buenos Aires

Una novela sobre jóvenes de finales del siglo XX escrita por Gonzalo Garcés, un autor argentino que aún no ha llegado a la treintena, obtuvo ayer el Premio Biblioteca Breve, que concede la editorial Seix Barral. Su título, Los impacientes, se refiere, según el escritor, a la actitud de los protagonistas, dos chicos y una chica de Buenos Aires que viven entre "la inquietud y las expectativas de una juventud consciente de que de sus actos dependen muchas cosas".

A pesar de su juventud -nació en la capital argentina en 1974-, Gonzalo Garcés no es un autor novel. Hizo su debut en 1997 con Diciembre, una novela que escribió con "ambición mínima", con la voluntad de "fabricar un lenguaje propio y de comprobar que es posible escribir", afirmó ayer en el acto de entrega del galardón, dotado con cinco millones de pesetas. Con su segundo libro, Los impacientes, Garcés ha seguido los pasos del mexicano Jorge Volpi, que ganó el año pasado el Premio Biblioteca Breve, concedido de nuevo por Seix Barral tras una interrupción de 27 años. El jurado, en ambas ocasiones, estaba formado por los escritores Guillermo Cabrera Infante, Susana Fortes, Pere Gimferrer y Luis Goytisolo, y por Basilio Baltasar, director editorial de Seix Barral, sello del grupo Planeta. Garcés no quiso explicitar el argumento de Los impacientes -que ya está editada y lista para su distribución- porque, a su juicio, "es más importante el discurso de los personajes que lo que les ocurre". Sí quiso, sin embargo, retratar la atmósfera del libro y su punto de partida, situado en las antípodas de la novela de la generación que le precede.

Fin y principio

"Los escritores de las últimas décadas heredaron una atmósfera apocalíptica y se situaron respecto a las ideas de final de la cultura, de la novela y del mundo", afirmó. Y continuó: "Ahora el clima ha cambiado porque nada de esto ha tenido lugar". Estas consideraciones le llevaron a asegurar que a su generación le toca "trabajar en función de la idea de principio". "No tenemos más remedio que volver a empezar", resumió.

La trama de la novela se sucede en tres partes, cada una narrada por uno de los protagonistas: Mila, una aspirante a escritora; Boris, un pianista de jazz, y Keller, un dandi fuera de tiempo y de lugar. Todo sucede en tres días, aunque el tiempo de la novela se expande a través del pensamiento de cada uno de los vértices del triángulo. Son tres días que, según Baltasar, se podrían definir como el "momento constitutivo" de las vidas de los protagonistas y que les conducen a descubrir "el precio de la impaciencia que nos ha empujado a todos en todas nuestras edades".

A juicio de Luis Goytisolo, primer ganador del Biblioteca Breve, en 1958, con Las afueras, Los impacientes "presenta problemas de jóvenes resueltos de modo estrictamente literario". Más gráficamente, Goytisolo explicó que Garcés "no cae en esa especie de insistencia en utilizar las últimas palabras en ponerse de moda en las diversas rutas del bakalao". Tanto el autor de Antagonía como Susana Fortes señalaron las semejanzas de la estructura de la obra ganadora con la de El cuarteto de Alejandría, de Lawrence Durrell. Pere Gimferrer subrayó el tono "maduro, sostenido y dominado" del libro. En opinión del escritor, Garcés ha escrito "una novela de educación sentimental, un tipo de creación no muy frecuente en la literatura hispánica" y que entronca, a su parecer, con la familia de Francis Scott Fitzgerald, Raymond Radiguet y el primer Juan Goytisolo. Gimferrer insistió en la dificultad de "construir una novela con ambición, sin caer en la ingenuidad técnica ni en el énfasis".

Gonzalo Garcés vive en París desde 1995, ciudad que no piensa dejar para regresar a Buenos Aires y en la que, según sus palabras, ejerce de "diletante". Allí empezó estudios de Letras Modernas en la Sorbona después de abandonar la carrera de Filosofía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de abril de 2000