Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono se muestra dispuesto a asumir la nueva dirección del PSOE y recuperar las primarias

Sin postularse y sin excluirse, el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, ha sido el primer dirigente del PSOE en dar un paso al frente y mostrar su disposición a acceder a la secretaría general, en sustitución del dimitido Joaquín Almunia, si los militantes le aceptan en el congreso del próximo mes de julio. Bono declaró ayer que todavía no tiene la decisión tomada, aunque reconoció que está dispuesto a asumir riesgos, ya que le criaron "para dar la cara aunque se la partan". Apostilló que él es partidario de recuperar las elecciones primarias para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno.

Cuando entre bambalinas se dan los primeros pasos que permitan elegir el próximo miércoles una comisión gestora que conduzca al PSOE hacia su congreso ordinario de julio, uno de sus dirigentes, José Bono, dejó ver ayer su disposición a acceder a la secretaría general. Con la salvedad de que no tiene aún la decisión tomada, Bono, en declaraciones a la Cadena SER, RNE, Onda Cero y Antena 3, afirmó que él está en política para "asumir riesgos"."Ni me postulo ni me excluyo, lo que digo es que este asunto electoral ha de llevarnos más que a hacer grandes discursos de renovación, más que a renovarse, a arremangarse. Lo que tenemos que hacer no es dinamitar el partido, sino una revolución profunda".

El presidente castellano-manchego, que repitió en todo momento la evidencia de que "lo más cómodo" para él es seguir en el puesto que ahora ocupa, revalidado por mayoría absoluta el pasado mes de junio, no considera un inconveniente fundamental que para ocupar el máximo cargo en el PSOE se haya de ser diputado, algo que él no es. "España también existe al otro lado de los leones del Congreso. No me estoy postulando, simplemente digo que el candidato a la presidencia del Gobierno por el mundo progresista no tiene necesariamente que ser diputado. Al PP hay que ganarle en la calle;en el Congreso va a ser muy difícil porque tiene la mayoría absoluta".

Lo cierto es que los nombres que de manera espontánea surgen como posibles candidatos a la secretaría general y a la candidatura a la presidencia del Gobierno no tienen la condición de diputado.

Bono también rescató ayer del olvido el proceso de elecciones primarias que Almunia puso en marcha para designar al candidato a la presidencia del Gobierno y que ganó José Borrell. "Las primarias son para elegir al mejor y enfrentarlo al partido adversario; el sistema debe seguir y lo normal es que si el partido elige, y elige bien su dirección, sin indicaciones ni camarillas, lo normal es que esa dirección, sea quien sea, gane las primarias". "Cuando ocurre al revés, es porque algo funcional mal".

Aunque el político castellano-manchego indique que no tiene la decisión tomada, sí es un hecho que sus más directos colaboradores le están animando para que pase a la política nacional.

El escaso interés que muestra Bono por la composición de la gestora que el comité federal constituirá el próximo miércoles es, sin embargo, la primera tarea que tiene que afrontar el PSOE dado el vacío de poder que registra en estos momentos. Los sectores críticos del partido reniegan de la posibilidad de que en esa dirección provisional haya miembros de la ejecutiva saliente con el prejuicio de que intentarían condicionar o influir en el congreso de julio en beneficio propio. Parece que la prevención se centra en los miembros de la comisión permanente, es decir, en el núcleo con áreas concretas de responsabilidad.

En línea con este argumento, los guerristas empiezan a organizarse, así como los llamados borrellistas, para fijar una posición ante el comité federal. Pero es el líder andaluz, Manuel Chaves, quien está escuchando las opiniones de los secretarios regionales. A estas alturas no ha habido reunión alguna, ni formal ni informal, y los interlocutores consultados, del ámbito de Chaves, reconocen que hasta la próxima semana no habrá nada concreto ya que se sigue en la búsqueda del "perfil y modelo".

El presidente andaluz no ha ocultado a los secretarios regionales su convicción de que miembros de la ejecutiva sí deben estar en la gestora, pero también argumenta que si ése va a ser un elemento insalvable para que haya acuerdo, retirará la propuesta.

El ex presidente Felipe González también mantiene conversaciones con dirigentes del PSOE, incluido Bono. Los interlocutores consultados aseguran que el ex secretario general está pidiendo a unos y otros calma y responsabilidad, a la vez que defiende una renovación en el partido, pero sin apostar por la ruptura total.

Por su parte, la diputada Rosa Conde hizo ayer en CNN + este análisis electoral: "Un millón de votos socialistas se ha ido al PP, otro millón a la abstención, y hemos recuperado 450.000 votos de IU".

Entretanto, Almunia ha preferido desaparecer de la primera línea y ha optado por pasar unos días de descanso, junto a su esposa, en Menorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de marzo de 2000

Más información

  • Discrepancias en el partido sobre si la ejecutiva saliente debe o no participar en la gestora