Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael de Julia abre la temporada en Las Ventas

Sin preámbulos. Este año no hay festival. Cancelado el homenaje a la madre del Rey, la plaza de Las Ventas entra directamente en materia. Será el próximo domingo, a las cinco de la tarde. Una novillada de Antonio López dará por terminada la sequía taurina. Enfrente, Roberto Escudero, Antonio Barea y Rafael de Julia. Todos ellos ya conocen lo que es torear en Madrid. Especialmente, De Julia. En apenas un año, el novillero ha completado un currículo cerca del récord: debutó con caballos en Arnedo (donde consiguió el preciado Zapato de Oro), toreó tres veces en el coso venteño (dos de ellas, en la miniferia de la Comunidad) y, por último, firmó 22 compromisos. Todo en apenas seis meses.En lo que va de año son ya cinco sus plazas visitadas. "Da un poco de vértigo. Todo ha ido rápido, pero, y eso es lo más importante, siempre hacia arriba", dice este madrileño de 20 años que se inició sin picadores en 1996. "Bien mirado, todo parece rápido, pero ya llevo mucho tiempo en esto. Me formé en la Escuela de Madrid. Lo único es que he preferido esperar. Lo peor que puedes hacer es precipitarte. De nada sirve empezar con caballos o tomar la alternativa para luego quedarte parado".

De sus dos participaciones en la feria de la Comunidad de Madrid, De Julia obtuvo como premio una vuelta al ruedo. "Entonces estaba poco cuajado", afirma resignado, y hace propósito de enmienda: "La idea ahora es conseguir un puesto para torear en San Isidro. Ése es el primer paso. ¿La alternativa? Ya veremos. Me gusta correr, pero... quizá no tanto".

A su lado estarán el sevillano Barea, que cortó una oreja en Las Ventas el 1 de octubre, después de resultar cogido en agosto, y Roberto Escudero, que el pasado 17 de octubre participó en la última del año 1999 y para quien es el privilegio de abrir plaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de marzo de 2000