Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Equidistancias

C. Lomas y A. Tusón (carta al director del 23 de febrero), prolongando la polémica desencadenada por las opiniones de J.R. Lodares, subrayan que ellos están a menudo "contra esto y contra aquello" y pretenden convencernos así de su imparcialidad, maquillando con ese tono desenfadado la postura que realmente acababan de exponer en el primer párrafo, resumible en "tanto vale esto como aquéllos". Pues bien, ese relativismo facilongo -la extendida noción, ideal para no mojarse, de que se deben potenciar por igual todos los idiomas- está condenando a generaciones enteras a incorporar como propias lenguas que les cierran las puertas al mundo.Quiero añadir también que en el último párrafo de mi carta al director, suprimido aparentemente por falta de espacio, me adelantaba a la citada contrarréplica señalando que "una manifestación... de esa dolencia especular y paranoica que padecen los ideólogos de las lenguas es la teoría de la 'equidistancia lingüística' que éstos gustan de presentarnos como demostración de la gran ecuanimidad de que son capaces. Se alinean así con quienes propugnan otras equidistancias imposibles, como ese punto medio que nadie conoce entre matar y no matar, en el cual, según cabe inferir por analogía, se respeta al máximo el derecho a la vida.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de febrero de 2000