Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centenares de alemanas perdieron el pecho por un diagnóstico erróneo El principal sospechoso se suicidó en 1997

Centenares de mujeres podrían haber sufrido amputaciones innecesarias de uno o ambos senos entre 1994 y 1997, en la ciudad alemana de Essen, en la cuenca del Ruhr, como consecuencia de diagnósticos incorrectos, confirmados por diversos especialistas en la cadena de exámenes hasta la intervención en el quirófano. El principal implicado, un patólogo, se suicidó y quemó su laboratorio al abrirse la investigación que ha destapado el caso.

El diario Süddeutsche Zeitung informó ayer de una investigación de la Sociedad Alemana de Especialistas en Senos en la cual tres facultativos en cáncer de mama confirman la existencia de estas dudosas operaciones realizadas a partir del diagóstico del patólogo Josef Kemnitz. En el verano de 1997, el patólogo se suicidó prendiéndose fuego en su laboratorio. En el incendio desaparecieron la mayoría de las muestras de tejido que contenían los expedientes clínicos de las afectadas, por lo que la prueba de la acusación se basa en 76 casos que han podido ser revisados por la citada sociedad. El examen ha indicado que las historias clínicas son confusas, contradictorias y tienen graves y reiteradas deficiencias informativas, según Süddeutsche Zeitung.

La radióloga Ingrid Schreer, de la Universidad de Kiel, concluyó que en 39 de 51 casos examinados no existía ningún motivo especial para la operación. Hildegard Müller, una de las afectadas, según el citado diario, manifestó que los ginecólogos se sorprendían cuando las mujeres acudían a la operación. Sin embargo, los médicos practicaban la intervención quirúrgica sin cuestionar el diagnóstico y efectuar una localización previa del lugar exacto del presunto tumor.

La fiscalía estudia la posibilidad de procesar a un radiólogo, tres ginecólogos y representantes del Colegio de Médicos de Renania del Norte, en función de una denuncia de 62 mujeres afectadas. Un portavoz de aquel Colegio de Médicos contactado por esta corresponsal manifestó que uno de los temas en cuestión es si los diagnósticos respondían o no a los avances técnicos existentes en el momento de efectuar las operaciones. "No se pueden excluir errores, pero no sabemos si éstos afectaron a 300 mujeres", señaló el portavoz. Las mujeres que se consideran afectadas han formado un grupo de ayuda mutua para defender sus derechos. Para la radióloga Schreer, en el caso convergen errores de diagnóstico y deficiencias en el sistema de detección prematura del cáncer de mama. La experta lo atribuye a la circunstancia de que cualquier radiólogo alemán puede producir mamografías, al margen de su experiencia y de la idoneidad de su equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de febrero de 2000