Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades japonesas se enfrentan por un impuesto a bancos

El impuesto municipal que el alcalde de Tokio quiere imponer a los bancos que operan en la capital, fue calificado ayer por el Gobierno central de "injusto con las entidades y negativo para el sistema financiero nacional". Según un comunicado oficial, el impuesto, que de aprobarse el próximo 30 de marzo reducirá fuertemente los beneficios de 16 de los principales bancos de Tokio, contradice la política de ayuda pública con fondos de emergencia para estabilizar el sector bancario. El nuevo impuesto propone gravar con un 3% los ingresos brutos de las entidades que tengan 45.871 millones de dólares (7,6 billones de pesetas) de fondos. El impuesto generará unos ingresos de 1.000 millones de dólares (165.000 millones de pesetas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de febrero de 2000