Bruselas investiga un fraude generalizado en las ayudas a los cítricos en España

La Oficina Antifraude de la Unión Europea (OLAF) confirmó ayer que ha ordenado a las autoridades judiciales españolas que se amplíe la investigación en curso de la Guardia Civil sobre las ayudas a la transformación y producción de cítricos en España. Bruselas considera que el presunto cobro ilegal de ayudas puede ser "generalizado" y que no se restringe sólo a la empresa Alvalle de Murcia. Aunque no está cuantificado, las primeras estimaciones cifran el presunto fraude en unos 1.000 millones de pesetas.

Más información

La Benemérita inició la investigación en octubre del año pasado ante las sospechas de que este operador en la región de Murcia estuviera recibiendo ilegalmente fondos comunitarios inflando las cifras de venta de zumos de cítricos y a un sobredimensionamiento en las declaraciones de naranjas adquiridas para la producción. La OLAF solicitó entonces cifras concretas sobre el pago individual de ayudas a la transformación en la campaña 1996/1997 y a la producción de las campañas 1997/1998 y 1998/1999 ante "las sospechas bastante fuertes que se tenían". Se detuvieron 11 personas, entre las que se encontraban algunos funcionarios.Desde el primer momento se pensó en la posibilidad de que este presunto fraude pudiera ser más amplio y que pudiera extenderse la investigación de la Guardia Civil a otros industriales. Fuentes comunitarias confirmaron ayer en Bruselas que se ha ordenado que se amplíe el examen del caso porque no excluye que otros operadores dedicados a la transformación de cítricos en zumos estén cobrando ayudas comunitarias irregularmente. "Pensamos que el fraude puede ser generalizado y hemos pedido a la fiscalía de Murcia que amplíe la investigación", señalaron dichas fuentes.

Las pesquisas se han centrado en las últimas semanas en la Comunidad Valenciana, donde se concentra el 70% de la producción de cítricos españoles y de donde procede la materia prima para las empresas de zumos. El caso más espectacular se detectó en una pequeña localidad valenciana, Barxeta, donde la Guardia Civil interrogó a decenas de agricultores que, supuestamente, habían vendido sus naranjas a las empresas de transformación de Murcia. En estas investigaciones se detectaron indicios de fraude, ya que agricultores que constaban como vendedores de determinadas cantidades de cítricos no podían justificar su procedencia. Algunos de ellos no tenían ni cultivos de cítricos. La actuación de la Guardia Civil se ha reproducido en otros puntos de la zona productora de cítricos de la Comunidad Valenciana, aunque fuentes de la Benemérita declinaron ayer dar mayor información sobre el transcurso de la investigación al tratarse de un proceso que sigue abierto. No se descarta por tanto que en los próximos días continúen los interrogatorios.

La Unión Europea tiene estipuladas unas ayudas económicas a los cítricos que se destinan a la industria transformadora, y que rondan las 20 pesetas por kilo, dependiendo de las penalizaciones que se aplican por superar el umbral máximo. El sistema empleado por los cazaprimas es declarar más kilos de los que realmente llegan a las empresas. Para justificar ante Bruselas estos kilos inexistentes, se falsean los partes de compra, aumentando las cantidades reales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de febrero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50