Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood se vuelca con los sentimientos y da ocho candidaturas a 'American beauty' 'The cider house rules' y 'El dilema', protagonizada por Al Pacino, consiguen siete cada una

La Academia de Hollywood hizo ayer justicia a dos grandes películas. American beauty, el filme sobre los sentimientos de un hombre maduro de la clase media de los suburbios norteamericanos, se colocó al frente de la carrera hacia los oscars, con ocho candidaturas, incluyendo las de mejor película, mejor director (Sam Mendes), mejor actor (Kevin Spacey) y mejor actriz (Annette Bening). Mientras, Todo sobre mi madre, el último producto de Pedro Almodóvar sobre el corazón femenino, se situaba en pista para conseguir la estatuilla al mejor filme en lengua no inglesa.

Los grandes protagonistas de la gala de los Oscar del año 2000 no serán las superproducciones históricas o de aventuras, ni las costosas adaptaciones de grandes obras literarias, ni los productos asociados a directores o a actores celebérrimos. Este año lo serán historias muy bien contadas cinematográficamente sobre seres de carne y hueso de nuestro tiempo. Una de ellas, por el joven director teatral británico Sam Mendes; otra por el genio manchego Pedro Almodóvar. En American beauty, Lester Burnham, el personaje encarnado con estremecedora sutileza por Kevin Spacey, dice en un momento dado: "Mi mujer y mi hija me ven como un gigantesco perdedor. Y están en lo cierto: hay algo que he perdido". Lester intenta una recuperación de aquello que perdió en el camino hacia la vida familiar acomodada, el sueño americano de nuestros tiempos con el que fantasea la humanidad. Pero ya es tarde. O quizá no. American beauty, que a través de la historia de Lester, su familia y sus vecinos realiza una exacta y agridulce sátira de la vida estadounidense, arrancó ayer ocho candidaturas a los oscars. Consiga las estatuillas que consiga en la noche californiana del 26 de marzo, ya es uno de los grandes filmes de nuestros tiempos. 'El sexto sentido' A corta distancia, con siete candidaturas, incluyendo a la mejor película, vinieron The insider, traducida en España como El dilema, que rememora un escándalo destapado en la industria del tabaco por un programa de televisión; y The cider house rules (Mientras nieva sobre los cedros), adaptación de la novela de John Irving. Más sorprendente fue el apoyo que, con cinco candidaturas, entre ellas a la mejor película, otorgó la Academia a The sixth sense (El sexto sentido), protagonizada por Bruce Willis y taquillera historia de suspense y parapsicología de la que poco más puede decirse. Con cinco candidaturas, The talented Mr. Ripley, de Anthony Minghella, sólo consiguió una que la define bien: la mejor adaptación de una obra literaria ya escrita. En su caso, la turbadora novela de Patricia Highsmith. La Academia expresó mayor respeto por The green mile, que arrancó cuatro candidaturas, incluida a la mejor película, y Being John Malkovich, con tres candidaturas, incluido al mejor director. Aún más relevante es el hecho de que Pedro Almodóvar y su troupe caminarán por la alfombra roja del Shrine Auditorium, de Los Angeles. Por segunda vez el cineasta español más universal competirá por el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa. Y con toda justicia. Con Todo sobre mi madre, Almodóvar culmina, por ahora, su exploración del corazón femenino. Manuela, estupendamente interpretada por Cecilia Roth, y el coro femenino que la acompaña en su viaje iniciático traen a la gran pantalla ecos de Joseph Mankiewicz, Tennessee Williams y García Lorca, otros tres hombres que supieron cómo son las mujeres. Esta vez puede ser la buena. Once años después de que Mujeres al borde de un ataque de nervios compitiera sin éxito por un Oscar, el buen hacer de Almodóvar y los hados parecen haberse conjurado para augurar una noche de victoria. Todo sobre mi madre es un caballo ganador. La única decepción que deparó la jornada de ayer a Almodóvar y sus admiradores fue el hecho de que Todo sobre mi madre no repetirá el colosal éxito registrado en 1999 por La vida es bella, del italiano Roberto Benigni. En contra de algunas expectativas, el filme español no fue declarado candidato para categorías como mejor película, mejor director o mejor actriz. Los perdedores Claros perdedores fueron ayer los actores Tom Hanks, que aspiraba a una candidatura por su interpretación en The green mile, y Jim Carrey, que soñaba con triunfar por su papel en Man on the moon. Pese al padrinazgo de Tom Cruise, la Academia de Hollywood también ignoró por completo el filme póstumo de Stanley Kubrick, Eyes wide shut. Y es que este año tocan sentimientos ordinarios. En American beauty, Lester, el protagonista, se queda perplejo cuando la adolescente que quiere conquistar le pregunta cómo está. "Hace mucho tiempo que nadie me hacía esa pregunta", replica un hombre que vive con una esposa neurótica y una hija de intratable rebeldía, y al que se supone un triunfador. "Tu padre murió mucho antes de que tú nacieras", le dice Manuela a su hijo en Todo sobre mi madre. Es una frase esencial y otro puñetazo al corazón. El cineasta manchego suele citar un viejo proverbio griego que dice que sólo las mujeres que han lavado sus ojos con lágrimas pueden ver claro. Aunque no lo digan, a los hombres les ocurre lo mismo. Bajo el oropel de la gala de los oscars, éstos serán los sentimientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 2000