Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nervios y cava

"Tengo que estar preparado para todo, incluso para no ser candidato a nada", comentaba Pedro Almodóvar minutos antes de que se hicieran públicas las candidaturas de la Academia de Hollywood. En las oficinas de El Deseo todo era hacer que hacían, no pensar, preparar unas tapas para picar, una mezcla de profesionalismo y ataque de nervios. Pedro quiso ver la televisión completamente solo. Cinco minutos después de la ceremonia televisada a todo el mundo estaba con los suyos, entre llamadas de teléfono y gritos sinceros de alegría y placer."He visto a tanta gente hundirse al no conseguir lo que, según todos, estaba hecho, que no quería repetir errores ajenos". Estaba feliz y pensando en todo lo que le queda por delante hasta la noche del 26 de marzo. 550 medios de comunicación acreditados para cubrir la información de ayer justifican cualquier esfuerzo.

Agustín, su hermano y productor, comentaba la conveniencia de fichar una empresa de relaciones públicas estadounidense para el último tramo de la larga marcha. Le llaman de The New York Times. Elena Benarroch pasa un momento para darle un beso. A las seis tiene convocada la rueda de prensa. Pica un poco de queso y chorizo; mira en las páginas de Internet la lista completa de las candidaturas. "Me encanta que esté Richard Farnsworth, el protagonista de Una historia verdadera, de David Lynch. Es buenísimo", comenta Almodóvar. Los estadounidenses valoran la interpretación pero, sobre todo, la taquilla: Todo sobre mi madre llevaba recaudados hasta ayer, según la imprescindible página web de Variety, más de 5,1 millones de dólares. El filme de Lynch, por ejemplo, apenas supera el millón.

"Lo tremendo de todo esto es que nada puede igualar el concepto de espectáculo que tienen. Pensar que a las cinco y media de la madrugada está Dustin Hoffman en un escenario porque es la mejor hora para los informativos de la costa Este y para Europa, eso es algo que lo tienen totalmente asumido. Los oscars son, sobre todo, una plataforma de lanzamiento única, imposible de comparar con nada".

Más llamadas internacionales y nacionales, más queso y chorizo. El cava... Almodóvar, en la cresta de la ola. Una locura que podrán comprobar a partir del domingo 27 de febrero, cuando EL País Semanal inicie la publicación de su Diario de campaña, las notas que, recuperando a la inolvidable cronista Patty Diphusa, tomó en su gira estadounidense de recogidas de premios. Una visión lúcida y divertida del imperio y sus gentes: desde Robert de Niro o Wynona Ryder hasta el mismísimo presidente Clinton.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 2000