Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de El Ejido se niega a hablar de los disturbios en el primer pleno tras los incidentes

El alcalde de El Ejido, Juan Enciso (PP), no quiere ni hablar de los disturbios racistas que sacudieron la localidad durante la semana pasada. Ayer, en el primer pleno municipal que se celebra tras la oleada de incidentes, rechazó la propuesta de PSOE e IU de aprobar por unanimidad todos los puntos del orden del día para centrar la discusión únicamente en los enfrentamientos de convecinos marroquíes y españoles. El alcalde, además, dejó entrever que el acuerdo firmado para acabar con la huelga de los inmigrantes puede convertirse en papel mojado en los aspectos que implican al Ayuntamiento. Los inmigrantes, que ya han vuelto al tajo, comprobarán dentro de 10 días si se cumplen los compromisos.

Enciso escenificó en el pleno extraordinario y en los pasillos del Ayuntamiento su deseo de pasar página y minimizar la trascendencia de unos acontecimientos violentos que han dado la vuelta al mundo. La primera prueba de ello fue su rechazo a abordar la propuesta del PSOE, apoyada por Izquierda Unida, de crear una comisión permanente para analizar la situación vivida en la localidad y aportar soluciones. Manuel García Quero, portavoz socialista, hizo esta proposición tras pedir perdón público "por la incompetencia" en la que hayan podido incurrir los partidos. Y arremetió contra el alcalde: "Está perjudicando todo el proceso de vuelta a la normalidad con su actitud de victimismo", agregó. En la misma línea se expresó Rosalía Martín, única concejal de IU, quien pidió un perdón generalizado: "Han sido muchas las equivocaciones que hemos cometido todos".

El alcalde zanjó la cuestión con una frase: "Cada uno hemos asumido nuestras correspondientes obligaciones y responsabilidades y, por tanto, seguimos con el orden del día".

Para dejar aún más clara su postura, al acabar la sesión, Juan Enciso desdeñó el acuerdo alcanzado el domingo entre inmigrantes, sindicatos, empresarios, ONG y organizaciones agrarias, apoyado en firme por los Gobiernos andaluz y central, para recuperar la normalidad laboral tras la alteración de la paz social. "El Ayuntamiento de El Ejido no ha firmado nada", dijo Enciso para dar a entender que no asumirá las cláusulas que afectan a su equipo de gobierno. El alcalde no ha participado en ninguna mesa de diálogo: ninguneó en dos ocasiones la Mesa por la Integración de los Inmigrantes, de la que forma parte; reventó la cumbre democrática de dirigentes políticos y sindicales que acudió a El Ejido e ignoró las negociaciones para desconvocar la huelga.

El gobierno local se ha negado a ceder suelo para la construcción de viviendas sociales para desfavorecidos, españoles y magrebíes, y ahora dice no saber nada de una de las peticiones más urgentes de los inmigrantes y que, de no atenderse, puede reactivar los paros el día 25: la cesión de terrenos para instalar campamentos provisionales para los marroquíes que vieron arder sus casas en los disturbios.

Un empresario de El Ejido ha suplido esta carencia con la cesión gratuita de una parcela de su propiedad en la zona conocida como Tierras de Almería (antigua propiedad de Banesto), donde los topógrafos trabajaban ayer para acondicionar el terreno. La intención es instalar cuatro carpas en distintos puntos para que puedan ser acogidos en cada una, con agua potable y otros servicios, 125 desalojados.

La demora en la instalación de los campamentos por las dificultades para hallar suelo ha irritado notablemente a las centrales sindicales, que hicieron suya la plataforma reivindicativa de los inmigrantes. El secretario de Empleo, Acción Social y Migraciones de CCOO en Almería, Emilio Asensio, criticó ayer la tardanza en habilitar estas áreas de acogida. "Somos capaces de montar en 24 horas un campamento en Bosnia y somos incapaces de resolverlo aquí, cuando este conflicto es más grave de lo que parece", señaló.

El delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, ha remitido cartas a los alcaldes de la comarca del Poniente para que cedan suelo para instalar las carpas provisionales de la Cruz Roja lo antes posible. El alcalde de La Mojonera, Manuel Gutiérrez (PSOE), uno de los receptores de la misiva, dijo ayer que los inmigrantes no han sido desalojados en su municipio. "No es necesaria la construcción de alojamientos temporales porque no se produjeron destrozos en los alojamientos que poseen [los inmigrantes] en el municipio, a diferencia de lo ocurrido en otras zonas". "Por eso no tenemos que entrar en este asunto", añadió. Gutiérrez aprovechó para solicitar una reunión urgente con representantes de la Junta de Andalucía y el Gobierno central para abordar el problema de la vivienda de los inmigrantes en la comarca.

Torres Hurtado también le ha pedido suelo a la Junta de Andalucía, que ya ha respondido ofreciendo tierras del antiguo Instituto Andaluz para la Reforma Agraria (IARA) y otros solares disponibles en El Ejido, si el Ayuntamiento acepta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2000

Más información

  • Juan Enciso desdeña el acuerdo del fin de huelga y se niega a ceder suelo para campamentos