Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 12 estuarios del litoral vasco mantienen sus problemas de contaminación seis años después del primer estudio

Los 12 estuarios del litoral vasco presentan algún tipo de contaminación, según el último informe del Gobierno autónomo referido a los años 1997 y 1998. La situación presenta, por tanto, bastantes similitudes con las mediciones de 1994, cuando se realizaron los primeros estudios. Entonces tampoco los cauces de los ríos que desembocan en el mar presentaban una limpieza adecuada. Sin embargo, hace seis años la contaminación era media o fuerte en más de la mitad de ellas.El estudio, que se realiza mediante el muestreo en 29 puntos del litoral, analiza más de 60 variables "que incluyen desde aspectos básicos a contaminantes como los metales pesados o los pesticidas", según expuso ayer el consejero de Medio Ambiente, Patxi Ormazabal. La cuenca del Nervión es la más contaminada, especialmente a la altura de Sestao y Santurtzi, debido a los vertidos urbanos e industriales. Los materiales que producen la mayor toxicidad son los metales como cadmio y mercurio y, en menor medida, cobre y plomo.

El informe señala que otros seis estuarios, casi todos guipuzcoanos, presentan una contaminación media: los del Oiartzun, Deba, Bidasoa, Urumea, Urola y Artibai. Ormazabal admitió que casi todos "no han experimentado aún procesos significativos de saneamiento, destacando el Deba en la contaminación por metales, debido a las industrias que hay en su cuenca".

Otras cinco cuencas ofrecen resultados de contaminación ligera -Oria, Oka, Barbadun, Butrón y Lea-, "que coinciden normalmente con lugares de poca concentración humana o donde se han ido dando mejoras en procesos productivos o de depuración". Ormazabal agregó que el principal problema de toxicidad en las aguas "reside en los vertidos de aguas residuales". "Es previsible que esta situación mejore según entren en funcionamiento las diferentes fases del saneamiento en las cuencas". Por ello, la actividad humana es el principal agente contaminante, seguida por los vertidos de hidrocarburos como fuel y petróleo, y entre éstos, los provocados por la limpieza de los tanques de los barcos en el mar y accidentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000