Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amaury Gutiérrez muestra su pop cubano El cantante presenta su primer disco

Amaury Gutiérrez pertenece a la misma cantera que Francisco Céspedes: los cantantes-compositores cubanos que, por cuestión alimenticia, se trasladaron a la capital de México, donde fueron descubiertos y lanzados por multinacionales. Con un primer disco de presentación en España, Gutiérrez ofrece un aspecto novedoso dentro de su trayectoria, probando suerte con un pop melódico y romántico.

Amaury Gutiérrez es un compositor solicitado, con abundantes piezas grabadas por José Alberto El Canario, Willy Chirino y otros famosos salseros y cantantes melódicos tropicales. Aunque sus verdaderas raíces están en el jazz: "El trompetista Arturo Sandoval fue un poco mi descubridor, él me instó a que me trasladara a La Habana. Luego estuve con Afrocuba, el grupo que solía acompañar a Silvio Rodríguez. Y, modestia aparte, fui yo quien popularizó en Cuba el cantar a capella, bajo la influencia de Al Jarreau y Bobby McFerrin".Con tales antecedentes, choca que el debú en solitario de Amaury Gutiérrez, editado por Universal, opte por un sonido asépticamente neutro, más Alejandro Sanz que Pablo Milanés. "No se trata de una imposición", insiste. "Yo aspiraba a materializar mi idea del pop cubano, entre lo romántico y lo alegre, pero necesitaba disciplina". De vuelta a México, requirió a Pancho Céspedes y David Torrens para que grabaran sendos duetos. "Nos sentimos muy unidos, hemos superado juntos muchas adversidades", dice.

No quiere entrar en cuestiones políticas, aunque ciertamente se sulfura al comentar que el Gobierno cubano "sólo me deja volver a la isla un máximo de 21 días al año. Estamos ingresando divisas y nos tratan así, peor que la migra de Estados Unidos. No me extraña que cada vez que llego me encuentro con que más amigos músicos se han marchado: saben que Pancho ha vendido millones de discos, pero también que, desdichadamente, de haber seguido en Cuba todavía estaría cantando para turistas empapados en mojitos. Cuba tiene en la música una verdadera industria por explotar, pero ha preferido abandonarla a su suerte".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000