Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El operador dominante arremete contra Euskaltel

Euskaltel, el aliado de Retevisión en el País Vasco, se ha convertido en una de las bestias negras de Telefónica. El operador vasco, que ha conseguido hacerse con más de un 25% del mercado local en sólo dos años, ha sido denunciado por el operador dominante ante la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) por "discriminar" a los usuarios del teléfono en favor de sus propios clientes y de "perturbar la transparencia" en el mercado. Telefónica presentó denuncia por los mismos motivos contra Retevisión el pasado 1 de febrero. La denuncia presentada por la compañía que preside Juan Villalonga señala que sus dos competidoras han introducido programas de descuentos para los usuarios del 1050 que se aplican sólo a las llamadas realizadas entre los abonados de Retevisión y Euskaltel sin que estos puedan conocer si los destinatarios de las mismas son o no abonados a sus servicios. "Tanto la conducta de Retevisión como la de Euskaltel perturban la transparencia que, necesariamente, debe observar todo operador en la prestación del servicio telefónico disponible al público", afirma el escrito enviado a la CMT. Para Telefónica, sus rivales han creado grupos cerrados de usuarios y recuerda que al operador dominante se le ha impedido ofrecer tarifas especiales a clientes empresariales adscritos a distintos colectivos. Telefónica tuvo que retirar una campaña de descuentos para las empresas de la Cámara de Comercio de Bilbao y tiene denuncias contra iniciativas similares en la CMT en Rioja y Asturias.

La ofensiva de Telefónica responde a la pérdida de cuota de mercado y se produce después de que la operadora haya intentado, sin demasiado éxito, frenar la competencia en diferentes órganos reguladores y administrativos. Telefónica, que impidió a Retevisión que sus clientes usaran el 050 para llamar de fijo a móvil o el prefijo 07, cuando todavía existía para llamar al extranjero, ha llegado a denunciar al Gobierno español ante Bruselas porque éste no le permitía subir las tarifas locales. También intentó que la Audiencia Nacional anulara las tarifas de interconexión entre operadoras rivales porque las consideraba demasiado bajas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de febrero de 2000