Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica y Retevisión llevan a los juzgados su disputa por el mercado de la telefonía

Telefónica y Retevisión han llevado hasta los tribunales de justicia ordinaria su disputa en el mercado de telefonía. El segundo operador ha denunciado en un juzgado de Majadahonda (Madrid) los Planes Claros de Telefónica porque considera que su rival lanzó estos programas de descuento, que investiga también el Tribunal de la Competencia, con el objetivo de crear confusión y obstruir la competencia. Por su parte, Telefónica ha denunciado a Retevisión por usar las siglas RDSI, que el operador dominante ha registrado, en su publicidad para empresas.

La presentación de la denuncia contra los planes de descuento de Telefónica, conocidos comercialmente como Planes Claros, permitirá a Retevisión reclamar una compensación económica por daños y perjuicios, al margen de la sanción que pueda fijar el Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) al operador dominante. Fuentes conocedoras del proceso aseguran que la indemnización se fijará cuando el juzgado de Majadahonda, encargado del proceso porque allí estaba anteriormente la sede de Retevisión, dicte sentencie y los peritos fijen la cuantía de la reclamación. El final del proceso, que ha originado incluso registros en la sede de Telefónica en Madrid, se prevé para dentro de dos meses.Hace unos días, el presidente de Retevisión, Pedro de Torres, aseguró que su empresa ha arrebatado a Telefónica un 19% del mercado y que ese porcentaje sería mayor si su principal competidor no hubiera utilizado estrategias para obstruir la competencia. Aún así, según las cifras de Retevisión, Telefónica ha sido el segundo de los antiguos monopolios, detrás de Deutsche Telekom, que más mercado ha perdido frente al segundo operador en dos años de competencia.

Posición de dominio

El proceso por la vía ordinaria corre en paralelo a la denuncia que Retevisión presentó en el TDC y que se encuentra pendiente de resolución en mes y medio o dos meses. El segundo operador acusa en ambos procesos a Telefónica de abuso de posición dominante en el mercado, de obstruir la competencia y de utilizar sus bases de datos de clientes para diseñar los Planes Claros, que lanzó específicamente, según las denuncias presentadas, para crear confusión en el mercado e impedir que los consumidores apreciaran las ventajas de las tarifas de Retevisión. Telefónica lanzó los Planes Claros sin la preceptiva autorización previa del Ministerio de Fomento en 1998, coincidiendo con el inicio de las actividades de Retevisión, que puso fin a casi 75 años de monopolio en la telefonía fija.

Inicialmente, Retevisión acudió al TDC, pero una demanda de Telefónica en el juzgado de Majadahonda dio pie al segundo operador para utilizar también la vía ordinaria mediante el procedimiento conocido como demanda de "reconvención". Telefónica denunció en ese juzgado a Retevisión el 10 de febrero de 1998 por publicidad ilícita, engañosa y denigratoria.

El operador dominante considera que su nuevo adversario presentaba una imagen distorsionada y denigratoria de Telefónica porque en su publicidad de lanzamiento utilizaba al actor José Luis López Vázquez, "demacrado y envejecido" y las antiguas cabinas de uso público, a las que el consumidor relacionaba con épocas pasadas de la historia de España y de las comunicaciones.

Telefónica, que invirtió en la campaña de Planes Claros más que en ninguna otra, reclamó una fianza de 6.000 millones de pesetas y la suspensión cautelar de la campaña de Retevisión, pero el juez desestimó ambas iniciativas. Aprovechando esa primera resolución, Retevisión, que hasta ahora mantenía una actitud cautelosa en lo que respecta a este tipo de actuaciones, ha dado la vuelta al proceso y se ha tornado contra Telefónica.

A partir de ahí, las hostilidades se han recrudecido. Telefónica ha denunciado a finales de 1999 a su competidor, que cuenta ya con un 35% del mercado de empresas, ante un juzgado de Barcelona, sede social de Retevisión, por usar las siglas RDSI (Red Digital de Servicios Integrados) en su publicidad de servicios para clientes corporativos. Fuentes de Telefónica aseguran que la compañía ha registrado esas siglas, utilizadas internacionalmente, para su uso comercial en España y que Retevisión se ha apropiado ilícitamente por lo que pide la retirada de su publicidad de su rival. El juez ha desetimado las medidas cautelares. Telefónica fue sancionada en 1999 con tres multas por un total de 1.360 millones de pesetas por el Tribunal de la Competencia por abuso de posición dominante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de febrero de 2000

Más información

  • El segundo operador denuncia a su rival por obstruir la competencia con su política comercial