Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate de la eutanasia se reaviva en Bélgica tras la detención de dos médicos que la aplicaron a un paciente

La justicia belga ha inculpado de homicidio voluntario con premeditación a dos médicos del hospital regional de Lieja por haber realizado presuntamente la eutanasia a un paciente en fase terminal. El caso se produce en plena discusión en Bélgica de un proyecto de ley para la despenalización de la eutanasia, presentado por los grupos políticos que forman la coalición de gobierno de liberales, socialistas y ecologistas. La dirección del centro desmintió las primeras informaciones sobre un supuesto error en la identificación del paciente al que se aplicó la eutanasia y aseguró que el cuerpo médico "disponía del acuerdo de la familia y del consentimiento del paciente". Uno de los dos acusados permanece detenido y el otro fue puesto en libertad 24 horas después de haber sido arrestado.

Raymond Rouelle, de 74 años, ingresó el pasado 5 de febrero en el servicio de urgencias del hospital de la Citadelle, en Lieja, aquejado de una enfermedad pulmonar degenerativa en fase avanzada que padecía desde hace años. Once días más tarde, el equipo médico del hospital decidió parar la asistencia respiratoria que lo mantenía en vida. "Sabía que había llegado su fin", declaró el abogado de la familia en un comunicado de prensa en el que lamenta que el caso esté "inevitablemente" politizado.

El caso "está siendo utilizado para darle una dimensión que pone en causa el derecho de toda persona a no recibir un tratamiento inhumano y degradante para poder morir en dignidad", lamenta en el comunicado. Una carta anónima es la base de la denuncia contra los dos médicos por las circunstancias en las que se realizó el acto de eutanasia. Rouelle fue atendido en la sala de reanimación porque su estado se había agravado.

El médico anestesista le inyectó 10 ampollas de morfina para aliviar su sufrimiento y pasó el relevo al cardiólogo.

Este cambio de médico dio pábulo a la controversia al extenderse la noticia de que el fallecido fue otro paciente, pese a los desmentidos del hospital y de la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2000