Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ULTRADERECHA EN EUROPA

El presidente convoca para hoy a Klima y a Schüssel

El presidente federal, Thomas Klestil, ha convocado para hoy al canciller en funciones, el socialdemócrata Viktor Klima (SPÖ), y al todavía ministro de Asuntos Exteriores, el democristiano Wolfgang Schüssel (ÖVP), para tratar la resolución de la Unión Europea (UE) contra la entrada en el Gobierno de Austria del Partido Liberal (FPÖ) de Jörg Haider.La resolución de la Unión Europea (UE) ha obligado a Klestil a convocar una vez más a la pareja ya rota Klima-Schüssel, para tratar el tema que cayó como una bomba en la tarde de ayer en Viena. Klestil sigue con la táctica de no dar el mandato formal para formar Gobierno a Haider y a Schüssel. El presidente apura al máximo los poderes que le concede la Constitución y se mantiene en la actitud de espera para ver qué le presenta la nueva pareja.

Haider explicó, tras su entrevista con Klestil, que se habían eliminado las irritaciones surgidas y que espera concluir hoy la negociación con el ÖVP para después presentar los resultados al presidente. Schüssel estuvo más cauto y prolongó hasta el jueves el plazo para llegar a un acuerdo. Todo parece indicar que Klestil está dispuesto a retrasar al máximo el momento de tragarse el sapo de dar la bendición al nuevo matrimonio e incluso que está dispuesto a meter mano en las capitulaciones matrimoniales del futuro programa de gobierno. Por su parte, Schüssel se mantiene firme en llevar adelante la negociación con el FPÖ de Haider y en no dejar que se dicte la política interior de Austria desde el extranjero. Schüssel se mostró satisfecho de que Haider se haya disculpado por sus declaraciones del fin de semana y añadió que se necesita bajar la emocionalidad en todo el asunto. Al mismo tiempo, en un comunicado de prensa, Klestil declara que llamó la atención a Haider, en la entrevista de 45 minutos que mantuvieron ayer a primera hora de la tarde en el palacio presidencial de Viena, por las manifestaciones del político derechista el pasado fin de semana contra el presidente francés, Jacques Chirac, y el Gobierno de Bélgica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2000