Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Sampedro, el polémico primer edil de Laguardia, muere a los 60 años

Javier Sampedro, alcalde de Laguardia, falleció en la madrugada de ayer a causa de una larga enfermedad. El primer edil del PP, que tenía 60 años, había adquirido últimamente notoriedad por presuntas irregularidades que se habían cometido en las subvenciones a un regadío promovido por él. Su trayectoria e influencia política, sin embargo, eran amplias. Sampedro dirigía el Ayuntamiento de la localidad de la Rioja Alavesa desde 1979, con la excepción de una legislatura, y había sido uno de los elementos claves en los comienzos del PP en el País Vasco. Amigo personal del ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y de la comisaria europea y ex ministra Loyola de Palacio, había conseguido en los últimos años atraer a Laguardia algunas inversiones emblemáticas, como una bodega diseñada por Santiago Calatrava, y el propio regadío de la Rioja Alavesa, donde el Gobierno central invertirá 6.000 millones de pesetas.

Juntero y diputado

Se espera que a su funeral, que se celebrará hoy en Laguardia a mediodía, asista una alta representación del Gobierno central. El diputado general alavés, Ramón Rabanera, le ofreció el año pasado el cargo de diputado foral de Agricultura, pero Sampedro lo rechazó por su delicada salud.

Su gestión y su especial habilidad política le dieron la mayoría absoluta en las últimas elecciones municipales. Sus enemigos políticos, sin embargo, siempre le han tachado de "cacique". Su control sobre la vida municipal era absoluto. Aunque sus apariciones públicas se habían restringido en los últimos meses, Sampedro compaginaba la alcaldía con un puesto de procurador en las Juntas Generales. También fue diputado en el Congreso en 1993. En su vida profesional era empresario, propietario de una bodega que elabora vinos de crianza que comercializaba con su nombre.

Dentro de sus últimas polémicas, cabe destacar una subvención de 483 millones recibida por la Diputación y su intención de derribar, hace un año, un estanque celtibérico declarado monumento por el Gobierno vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de enero de 2000