Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Human Rights Watch acusa al Gobierno español de tratar de influir en Straw

"El Gobierno español ha tratado de influir políticamente en la decisión de Straw y ha mandado un mensaje a Chile para intentar reparar las relaciones con España", afirmó ayer José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch (HRW), en relación con la decisión del Gobierno de José María Aznar de no apelar la decisión tomada por el ministro británico del Interior, Jack Straw, sobre el posible retorno del general Pinochet a Chile.Según Vivanco, cuya organización con sede en Washington ha actuado en el caso Pinochet, "el Gobierno español ha sido inoportuno y me da la impresión de que el único objetivo ha sido ganar algún crédito ante Chile". "Aunque [el Gobierno español] está en su derecho a no recurrir la decisión de Straw, éste no ha decidido sobre el tema, sólo ha hecho unas conclusiones preliminares. Habría sido más prudente esperar, haberse comportado con mayor madurez, esperar a la decisión final de Straw", añadió.

Vivanco -que ayer se reunió en Madrid con el juez Baltasar Garzón y representantes del Ministerio de Exteriores- considera que, independientemente de que el exdictador chileno vuelva o no a Chile, "el caso Pinochet es tan sólido que se ha ganado en toda línea", no sólo por la toma de conciencia internacional en cuanto a la persecución de los delitos de violación de los derechos humanos, sino por la evolución política en Chile a raíz de la detención y proceso al senador vitalicio. "Chile ha dado pasos inimaginables en el ámbito de la justicia. Se ha procesado a generales y se ha logrado consagrar una doctrina según la cual la amnistía no procede para delitos de desaparición forzada. Esto ha forzado incluso el diálogo entre sectores de la sociedad civil y los militares, algo impensable antes".

El director de HRW expresó ayer a Garzón su respaldo por la actuación en el caso, "en ocasiones a contrapelo del Gobierno", y considera que el gran mérito en el avance por la persecución internacional de las violaciones de los derechos humanos es mérito de la judicatura española y en especial de Garzón. "Creo en justicia que los aplausos y el mérito se lo deben llevar los jueces y en especial Garzón".

[La Agrupación de Ex Presos Políticos, que reúne a medio millón de chilenos que sufrieron vejaciones y torturas durante el régimen militar encabezado por Pinochet, presentó ayer una querella criminal en nombre de 643 personas contra el senador vitalicio, que hace la número 59 en los tribunales de justicia chilenos contra el ex dictador, informa Efe].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de enero de 2000