Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La segunda nevada en menos de tres meses causa problemas en Barcelona

La nieve hizo su aparición en Barcelona por segunda vez en los últimos tres meses y, aunque sólo cuajó brevemente en los barrios más altos de la ciudad, cambió por un día la rutina de los ciudadanos. Hasta 26 líneas de autobuses urbanos vieron afectados sus itinerarios. El funicular de Vallvidrera no funcionó durante una hora y media, y una avería paralizó durante 30 minutos el servicio entre Barcelona y Terrassa. La nevada afectó, además del Barcelonès, a los dos Vallès, el Baix Llobregat y el Maresme.Por la mañana, las máquinas quitanieves tuvieron que trabajar en Vallvidrera a petición de los vecinos, varios camiones descargaron sal para combatir el hielo en la zona de Collserola y se tuvo que cortar la circulación en cinco carreteras de acceso a Barcelona: la de la Arrabassada, la de Horta a Cerdanyola, la de Vallvidrera a Molins de Rei y la de Vallvidrera a Sarrià. A las 13.00 horas, la temperatura al pie de la torre de Collserola era de cero grados. El Ayuntamiento activó el estado de alerta de acuerdo con el plan especial de emergencias meteorológicas.

En Molins de Rei, Cervelló, Vallirana, Corbera de Llobregat y San Cugat del Vallès, la mayoría de los colegios decidieron suspender las clases de la tarde ya que se anunciaban nevadas intensas. También se suspendieron los entrenamientos que algunas escuderías de fórmula 1 realizan estos días en el circuito de Catalunya.PASA A LA PÁGINA 5

La nieve caída en el Maresme alcanzó los 12 centímetros

VIENE DE LA PÁGINA 1 La nevada afectó ayer a las poblaciones de la zona alta de la comarca del Maresme, informa Montse Carles. Uno de los municipios más afectados por la nieve fue Dosrius, cuyo núcleo urbano quedó incomunicado durante media hora. La brigada municipal tuvo que lanzar sal por las calles de dicho núcleo para evitar que la nieve se convirtiera en hielo. Por la tarde se suspendieron las clases en la escuela de esta población. También en Dosrius, en la zona del Santuario del Corredor, se acumularon unos 12 centímetros de nieve. La carretera B-500 quedó cortada al tráfico durante una hora aproximadamente. Los conductores que circularon por la collada de Parpers, la C-1415, tuvieron que poner cadenas a us automóviles.

Las nevadas afectaron a diversas poblaciones como Argentona, Arenys de Mar o Pineda, aunque la repercusión en éstas fue menor. En Mataró la nieve cuajó en los alrededores del nuevo hospital igual que en el Parque Forestal y en la zona de Can Bruguera. En Can Bruguera los bomberos tuvieron que retirar algunos vehículos que habían quedado embarrancados.La población que registró la temperatura más baja fue Tordera, según el Servicio de Meteorología del Consejo Comarcal del Maresme, donde a mediodía el termómetro marcaba seis décimas bajo cero. La nevada se extendió también a varios municipios del sur de la provincia de Girona. La nieve obligó a los Bomberos de la Generalitat a efectuar un total de 30 salidas, 13 en la provincia de Barcelona y otras 17 en la de Girona.

A última hora de la tarde de ayer la situación en las carreteras del área metropolitana de Barcelona y del litoral sur de la provincia de Girona era de total normalidad y ninguna carretara permanecía cerrada.La Dirección General de Emergencias y Seguridad Civil recomendó precaución a los conductores, advirtiendo que es muy posible que se empiecen a formar placas de hielo a primeras horas de la mañana. La previsión meteorológica es que hasta el mediodía de hoy se pueden producir nuevas nevadas por debajo de los 400 metros en la zona del litoral y el prelitoral catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 2000

Más información