Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL "CASO PINOCHET"

Matutes alega razones políticas para no tramitar el recurso contra la decisión sobre Pinochet

ENVIADO ESPECIALEl ministro español de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, alegó ayer tres tipos de razones para no recurrir una eventual decisión del ministro británico del Interior, Jack Straw, de interrumpir el proceso de extradición del general Agusto Pinochet a España. Primera, "porque es una decisión que corresponde al Gobierno británico; segunda, porque el eventual recurso carecería de efectos prácticos y no tiene posibilidades de prosperar, y tercera, por la repercusión que ello tendría sobre nuestras relaciones con Chile".

Matutes señaló que "el Gobierno español va a mantener su decisión de no recurrir la decisión del señor Straw sea cual sea, y va a mantener sus compromisos, como lo ha hecho siempre". Ello significa, según confirmó un portavoz de Exteriores, que no procederá a tramitar la petición que ha hecho el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.En una conferencia de prensa ofrecida en Túnez al término de una breve visita oficial, Matutes respondió a la petición formulada por el juez Garzón. Para el ministro de Exteriores "no hay novedad alguna ni respecto a la existencia, ya conocida, de un eventual recurso en el Reino Unido", ni hay novedad tampoco respecto a la postura, también conocida, del Gobierno español de no recurrir la decisión del ministro británico del Interior, Jack Straw, cualquiera que sea ésta.

"De acuerdo con todos los informes jurídicos de que disponemos", señaló Matutes, "tanto los informes jurídicos españoles, como los de la propia fiscalía británica, este eventual recurso de revisión judicial es un recurso puramente académico, es decir, no suspendería la puesta en libertad y la repatriación de Pinochet. Además, este recurso, de acuerdo con los análisis de todos los expertos que vienen siguiendo este tema, no tiene posibilidades reales de prosperar".

El recurso de revisión, que según Exteriores puede tardar mucho tiempo en ser resuelto, lo único que puede dilucidar es si la decisión que tome en estos días Straw sobre el futuro de Augusto Pinochet es "ajustada a derecho".

Respeto a lo humanitario

Matutes introdujo ayer un nuevo elemento en su discurso. Su "respeto" a las consideraciones "humanitarias" alegada por Jack Straw. "Quiero reiterar mi respeto, mi solidaridad con las víctimas de la represión en Chile, y, desde ese respeto, quiero subrayar que la decisión de Straw es una decisión discrecional tomada en el ámbito político no judicial y por razones humanitarias y médicas", dijo Matutes, para después indicar la conveniencia de dichas razones humanitarias: "Toda persona tiene derecho a beneficiarse de consideraciones humanitarias, incluso aquellas que no las han tenido en cuenta en sus actuaciones".

Repitió que la decisión del caso corresponde "exclusivamente" al ministro británico, y en su momento a las autoridades de Chile: "El Gobierno y la justicia en Chile han reclamado el derecho de juzgar al senador Pinochet. No tengo dudas respecto a su voluntad después de haber escuchado las afirmaciones del nuevo presidente electo de Chile, el señor Lagos. Estamos ahora en el ámbito de las relaciones de Gobierno a Gobierno, y en esas relaciones de Gobierno a Gobierno es al señor Straw a quien compete la responsabilidad de la decisión y no puede compartirla con nadie. Por eso también España se ha comprometido a respetar esa decisión sea cual sea".

No olvidó Abel Matutes, como ya lo hizo en los últimos días, un elogio para el juez Baltasar Garzón: "Sin duda, la justicia española y el magistrado Garzón han obtenido una importante victoria ante los tribunales británicos y ha impulsado un importante avance en la búsqueda de una justicia internacional. Ésa es una razón de más para reclamar la urgencia en la puesta en marcha del Tribunal Penal Internacional".

Matutes, indirectamente, también apuntó a una falta de jurisdiccíon del juez Garzón en esta fase del proceso, ya que ha entrado en un plano más político. "El Gobierno español siempre ha respetado meticulosamente las decisiones de los tribunales de justicia, pero ahora no estamos en el ámbito de lo judicial, estamos en el ámbito de los actos discrecionales de un Gobierno, fundamentados como he dicho en razones humanitarias y médicas", explicó. Y remachó la idea: "Independientemente del fundamento de esta decisión, lo importante es que corresponde al señor Straw como ministro del interior".

Y por su hubiera alguna duda, el ministro español de Exteriores reclamó la capacidad de decisión del Ejecutivo de Aznar en esta materia: "Al Gobierno español le corresponde en exclusiva también dirigir la política exterior de España. Por ello, desde hacer meses ha explicado que no recurriría la decisión del señor Straw. A ello nos hemos comprometido con Chile, que no entendería cualquier otra postura, que afectaría de un modo muy negativo a las relaciones".

[El juez parisiense Roger Le Loire no se da por vencido aunque Londres deje caer en saco roto sus demandas de interrogar a Pinochet. Ayer, lanzó una comisión rogatoria internacional reclamando, en este caso, una copia del informe médico efectuado al ex dictador, informa José Luis Barbería. En su escrito, el juez, que investiga la desaparición en el Chile pinochetista de cinco de sus conciudadanos, insiste a las autoridades británicas en la urgencia de obtener satisfacción a sus demandas].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 2000

Más información

  • El ministro subraya la repercusión negativa que tendría en las relaciones de España con Chile