Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La LFP apoya al ex presidente

El consejo ejecutivo de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) se reunió ayer para manifestar su "apoyo solidario tanto a la familia Gil como a Clemente Villaverde [gerente del Atlético]", así como el "respeto a la acción judicial" iniciada por el juez García-Castellón. Casi tres horas de reunión en la LFP del consejo ejecutivo, con la presencia de Miguel Juane en representación del Atlético, sirvieron para que los clubes conocieran de primera mano la situación del club madrileño. Toni Fidalgo, director de relaciones externas de la LFP, fue el encargado de explicar lo que había dado de sí la reunión: "El comité ejecutivo ha decidido apoyar de manera manifiesta y solidaria tanto a Jesús Gil como a Miguel Ángel Gil y Clemente Villaverde, al mismo tiempo que respeta la acción judicial a que está sometido el club en estos momentos". Fidalgo agregó: "El comité ha rechazado frontalmente toda situación que quiebre las normales relaciones del fútbol y en este sentido quiere hacer notar que los clubes son controlados muy por encima que cualquier otra sociedad anónima ordinaria: el fútbol está fiscalizado por la federación, el Consejo Superior de Deportes y la propia Liga". Fidalgo manifestó también el "respeto hacia las personas que circunstancial y momentáneamente rigen los destinos del Atlético". Respecto a la presencia de Miguel Juane, uno de los interventores del club madrileño, en la reunión del comité ejecutivo de la LFP, Fidalgo fue claro.

"El Atlético de Madrid tiene un puesto en el comité, para el que fue elegido, y por tanto sus representantes, sean quienes sean, tienen el derecho a asistir a sus convocatorias", afirmó.

Juane, ayudante del administrador judicial del Atlético, Luis Manuel Rubí, manifestó al término de la reunión que había explicado a los demás representantes que el caso del Atlético no implica un "proceso al fútbol". "Es una acción puntual sobre unas personas que están imputadas en un proceso judicial, y afecta porque eran los rectores de una sociedad anónima deportiva, simplemente", afirmó. "No se pueden hacer juicios paralelos de que el fútbol en general está actuando irregularmente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 2000