Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El personal del hospital de Leganés denuncia el colapso de las urgencias

La junta de personal del hospital Severo Ochoa, de Leganés (173.000 habitantes), lanzó ayer la voz de alarma por "el estado de colapso" en que se encuentran las urgencias del centro. Los empleados aseguran que los pacientes esperan hasta seis y siete horas para ser atendidos. Las camas se acumulaban ayer a ambos lados del pasillo de urgencias. Los familiares de los enfermos carecían incluso de sillas donde sentarse.El presidente de la junta de personal, Javier Marín, explicó que se han llegado a colapsar las salidas de emergencia de la planta de urgencias y que las camas con pacientes se han agolpado a la entrada de radiología. Marín aseguró que las 405 camas del hospital "no dan abasto" para atender a las poblaciones de Fuenlabrada, Humanes y Leganés (unos 400.000 habitantes). "No se trata de un problema derivado de la gripe y de enfermedades respiratorias, sino que el colapso se repite con cierta frecuencia en las urgencias. Hace 15 días se vivió una situación similar", aseguró el presidente de la junta. Éste solicitó que se abrieran todas las camas que estén vacías en el hospital Universitario de Getafe.

La gerente del hospital, Elena Arias, comentó que la situación del Severo Ochoa es similar a la que se ha vivido otros años y que se trata de un problema "coyuntural" derivado de la gripe. "Hasta que no abran el hospital de Fuenlabrada , tendremos que pasar uno o dos inviernos malos más. Además, estamos teniendo dificultades para trasladar a los enfermos a otros hospitales", explicó Arias.

El Insalud ha dispuesto que, en caso de ser necesario, los pacientes de Leganés sean llevados a la Fundación Hospital Alcorcón o a los hospitales Gómez Ulla, Carlos III o Virgen de la Torre, en la capital.

Doce de Octubre

Por otro lado, el Sindicato de Auxiliares de Enfermería del hospital Doce de Octubre denunció en un comunicado que en los pasillos del servicio de urgencias había ayer 12 pacientes que, por falta de espacio, "no pudieron ocupar los correspondientes boxes". El sindicato mantiene que "habilitar los pasillos como improvisadas habitaciones supone que ni siquiera puedan respetarse las mínimas medidas de intimidad entre los pacientes. Además, esta situación supone un riesgo añadido porque facilita la transmisión de enfermedades".

La portavoz de este hospital negó que existiera colapso en las urgencias del centro sanitario. "Se ha dado un pequeño repunte de pacientes por la gripe", explicó, pero negó que hubiera enfermos en los pasillos. "Los pacientes están perfectamente atendidos en todo momento, y, por supuesto, se da prioridad a las patologías más urgentes, como puede ser una parada cardiorrespiratoria", añadió, al tiempo que agregaba que atienden una media diaria de 500 personas en el servicio de urgencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 2000