Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGIÓN

El "círculo" de Juan Pablo II

El peso de la mitra puede llegar a ser excesivo cuando, como en el caso de Juan Pablo II, se combinan edad y mala salud. Por eso no se pueden tachar de malévolas las palabras del obispo alemán, Karl Lehmann, cuando en su polémica entrevista hizo referencia al "círculo del Papa" en la Curia romana, atribuyéndole implícitamente el poder de vetar una eventual dimisión del Pontífice. Pero, ¿quién es, en realidad, ese grupo de personas a las que Karol Wojtyla consulta "normalmente", según Lehmann? Las opiniones están divididas entre quienes atribuyen enorme poder a algunos de los colaboradores directos del Papa y quienes consideran, sin embargo, que el engranaje del Vaticano lo siguen controlando cardenales y obispos italianos. Las dos teorías son compatibles.Dentro de ese círculo íntimo, Stanislaw Dziwisz, secretario de Wojtyla desde mucho antes de su elección como Papa, en octubre de 1978, es, desde luego, una de las figuras con más poder real en el Vaticano, si por poder se entiende el gozar de la total confianza del Pontífice. En todos los viajes internacionales de Wojtyla (y van 89), "Don Stanislao" está a su lado, sosteniéndole la capa, vigilando que no se enfríe, cuidando de todos los detalles. Prueba de esta extraordinaria relación es que le ha nombrado obispo, un hecho sin precedentes en la etapa moderna del Papado. También se le atribuye un considerable ascendiente sobre Wojtyla a Navarro Valls. El portavoz vaticano despacha diariamente con el Papa, le entrega un resumen de la prensa internacional y le mantiene informado de todas las cuestiones mediáticas.

Aunque, por razones de organización de la Curia, el personaje más importante del Vaticano, después del Papa, es en teoría el secretario de Estado; en el caso del actual secretario, Angelo Sodano, no parece que la teoría coincida con la práctica. Sodano, natural de Piamonte, ha cumplido 72 años y lleva casi diez al frente de la Secretaría. Su número dos, Giovanni Battista Re, que está a punto de cumplir los 66, es famoso por su extrema fidelidad al Papa.

"Si Juan Pablo II se lo pidiera, sería capaz de lanzarse desde lo alto de la cúpula de San Pedro", comenta al respecto un alto cargo del Vaticano que prefiere no ser citado por su nombre. Re, natural de la Lombardia, está además estrechamente ligado al cardenal vicario de Roma, Camillo Ruini, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana.

Otros personajes de la Curia especialmente estimados por Juan Pablo II son los cardenales Joseph Ratzinger, alemán de 72 años que vela por la ortodoxia dogmática, y el francés Roger Etchegaray, de 77 años, que ha presidido el Comité del Jubileo.

Sin embargo, y pese al innegable poder que detenta este reducido y multinacional grupo de colaboradores del Papa, el complejo engranaje vaticano sigue estando controlado por prelados y cardenales italianos. ¿Cómo podría ser de otro modo tratándose de la Iglesia católica, apostólica y romana?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2000

Más información

  • El peso de los italianos es abrumador en la Curia, pero en el grupo íntimo del Papa