Una exposición descubre las raíces de Vasarely antes de sus formas geométricas

La Fundación Juan March monta 47 pinturas y dibujos sobre el creador del arte cinético

Un muro de aluminio de diez metros de longitud con las formas geométricas que identifican el trabajo del pintor francés de origen húngaro Víctor Vasarely (Pécs, 1906-París, 1997) abre la exposición organizada por la Fundación Juan March, de Madrid (Castelló, 77), que se inaugura mañana con una conferencia del crítico Javier Maderuelo. Una gran parte de las 47 pinturas y dibujos sobre todas las épocas del artista está dedicada a sus comienzos, con la formación basada en las teorías de la Bauhaus, origen de los efectos ópticos y del arte cinético.

Más información

La exposición está montada por la Fundación Juan March, con el asesoramiento de Werner Spies, director del Museo Nacional de Arte Moderno Georges Pompidou, de París, y la ayuda de Michèle-Catherine Vasarely, nuera del artista. El montaje estará abierto en Madrid del 14 de enero al 23 de abril, para después viajar al Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), de Las Palmas de Gran Canaria, a partir del 31 de mayo, y al Colegio de Arquitectos de Canarias, en Santa Cruz de Tenerife, desde el 24 de julio.José Capa, director de exposiciones de la Fundación Juan March, declaró ayer que se han reunido obras del artista procedentes del Museo Vasarely de Budapest, colecciones de la familia y de la Renault -para quien realizó un logotipo-, museos de Rotterdam y de Grenoble y varias galerías y colecciones particulares. "Nos interesaba sobre todo evitar el tópico de las obras más difundidas de las últimas décadas y mostrar los orígenes, el periodo formativo, donde predomina la figuración, aunque ya está presente un especial tratamiento de la geometría y la perspectiva".

Carácter científico

Vasarely aporta "una nueva visión, una forma de ver" que sirve como introducción al arte contemporáneo, según José Capa. Las raíces de sus aportaciones, tanto en el entendimiento del arte social, para el gran público, como en el arte abstracto geométrico y en la difusión del arte cinético y del op-art, están en unos iniciales estudios de Medicina en la Universidad de Budapest, donde se identifica "con el carácter científico y objetivo de las cosas", según Capa.

En 1929 entra en la escuela Muhëly, basada en el modelo de la Bauhaus de Dessau, con las enseñanzas de Kandinsky, Paul Klee, Gropius y Albers sobre una visión social de las artes. En esta época, el artista descubre también el arte abstracto y las tendencias del constructivismo. El mismo año pinta Estudio verde, la obra que inaugura el montaje de la exposición.

Con 21 años se establece en París, en 1930, donde trabaja como diseñador en la agencia de publicidad Havas y con el impresor Draeger. En este periodo gráfico, que se extiende hasta 1946, el artista cultiva el trabajo de línea, los efectos de materia, los juegos de sombras y luces, como en Cebras y Arlequín, para sentar las bases del arte cinético abstracto. Capa señala que también define su entendimiento de la visión social y participativa del arte. "El arte significa participación y juego a partir de los mecanismos visuales. Es un arte óptico que juega con la visión de las formas y colores, para que el ojo descubra unas estructuras que parecen estar en movimiento. Estos trabajos tuvieron una gran difusión en todo el mundo, sobre todo a partir del interés que mostró el entonces presidente Pompidou. Con la perspectiva actual es curioso comprobar que este lenguaje cibernético que inundó en los años sesenta y setenta está realizado sin ordenador, sin que el artista pudiera disponer de las técnicas y posibilidades actuales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de enero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50