Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOSLA INVESTIGACIÓN DEL CASO SE INICIÓ EN VERANO

El supuesto corruptor de menores detenido en Castellón actuaba solo

Daniel Fernández, el joven castellonense de 26 años detenido por su presunta participación en delitos de abusos a menores y pornografía infantil, es un caso aislado, según confirmó ayer el subdelegado del Gobierno en Castellón, Vicente Sánchez Peral. "No hay indicios de la existencia de una red porque entonces sería preocupante", subrayó Sánchez Peral. La investigación se inició el pasado verano después que se presentara una denuncia por supuestos abusos sexuales a una menor.

El subdelegado del Gobierno en Castellón no quiso desvelar nuevos datos sobre la operación iniciada el pasado verano a raíz de una denuncia por presuntos abusos sexuales a una menor, y que finalizó con la detención de este pinchadiscos el pasado 8 de noviembre. El subdelegado, que aseguró que el caso sigue abierto, lo calificó de "traumático".El joven implicado en este caso de corrupción de menores, que grababa escenas eróticas a niños y niñas de edades entre los cuatro y los 15 años y que supuestamente divulgaba después por Internet, era una persona a quien, según sus compañeros de profesión, le "gustaba cambiar de trabajo con asiduidad". El detenido ha trabajado de vendedor en una tienda de discos, de mensajero y vendiendo hielo o aparatos de telefonía móvil. David Fernández alternaba diversas ocupaciones, lo que puede dejar entrever que el presunto negocio de los vídeos pornográficos fuera otra de sus fuentes de ingresos, como ayer apuntaron fuentes oficiales.

El detenido, ingresado en prisión por orden del juzgado número 5 de Castellón, era considerado un joven normal que vivía con su padre y que había trabajado como payaso en fiestas infantiles siguiendo la tradición familiar. Conocidos suyos no ocultan que era un gran usuario de Internet y que sentía debilidad por las películas pornos. Sus amigos, queno quisieron facilitar sus nombres, explicaron que "nada hacía indicar esa vida oculta". "Era un tipo corriente que iba a fiestas con su novia y a quien le gustaba fastidiar a sus amigos con su fanatismo por el Real Madrid", aseguraron.

El caso, cuyo secreto sumarial fue levantado el pasado lunes, contiene "detalles muy escabrosos", según Vicente Sánchez Peral, quien quiere evitar a toda costa crear entre la población una infundada "alarma social".

Todo el material y los soportes informáticos requisados en el registro efectuado por los agentes de la Guardia Civil de Castellón, responsables de la investigación, han sido enviados a Madrid, donde especialistas en delitos informáticos los analizarán en los próximos días. En los materiales intervenidos se reconoce a varios menores vecinos de Castellón, aunque fuentes cercanas al caso rehusaron concretar el número de adolescentes que aparecen en dichas grabaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2000