Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital Clínico garantiza para enero la solución al mal sabor del agua

El hospital Clínico ya ha encontrado la fórmula para acabar con el mal sabor y olor del agua surgido por las filtraciones de aceite en las tuberías. El centro no tendrá que cambiar toda la red de saneamiento. Bastará con limpiar los tubos afectados con un tratamiento químico, ya que el plan de choque ha dado resultado en una de las plantas del centro médico. Desde enero se aplicará al resto del hospital.

Los problemas del agua surgieron el pasado verano tras la reforma multimillonaria emprendida por el Insalud en el ala sur del centro médico. La dirección del hospital explicó que el agua no estaba contaminada y que era potable, aunque reconocía que no era del todo excelente. La gerencia encargó un análisis microbiológico para averiguar las anomalías del agua. Según las conclusiones firmadas por el Insalud, el aceite (fenol) empleado para soldar las tuberías se filtró en la conduccción hidráulica hasta provocar la falta de transparencia y el hedor del agua.El Ministerio de Sanidad y el hospital Clínico ensayaron con un lavado de las tuberías de una parte del hospital para terminar con los problemas del líquido. Los resultados han sido satisfactorios. El agua ha vuelto a salir de los grifos sin sabor, sin olor y sin color, según las conclusiones de la comisión técnica formada para estudiar las incidencias del agua.

Estos resultados fueron hechos públicas por el director gerente del hospital Clínico, Juan José Equiza, durante una reunión mantenida con la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos, el Servicio Regional de Salud de la Comunidad de Madrid, la empresa adjudicataria de las obras y los trabajadores del centro.

Agua embotellada

Según Juan José Equiza, el hospital Clínico iniciará el próximo 10 de enero un programa de limpieza y tratamiento de las tubos del centro, ya que ha funcionado adecuadamente tanto en la prueba experimental como en la planta baja norte del recinto. El hospital se marca un mes de plazo para acometer el plan. Mientras tanto, la gerencia seguirá repartiendo agua embotellada.

El director gerente del Clínico también reiteró que el causante de las alteraciones del agua ha sido el fenol detectado en las roscas de los tubos de conducción del agua potable. Asimismo, señaló que la comisión científico-técnica que se encargó de la investigación confirmó los buenos resultados del tratamiento potabilizador.

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid expresó ayer su satisfacción por el resultado de los trabajos y destacó la labor realizada tanto por los vecinos como por los trabajadores del Clínico y los responsables sanitarios del hospital.

No obstante, la Federación de Vecinos ha advertido que "permanecerá vigilante hasta la finalización de la limpieza de todas las plantas afectadas con el fin de que se garantice que el agua de consumo reúna las condiciones de la legislación vigente".

El Insalud estudia ahora la posibilidad de demandar a la empresa distribuidora del aceite, que ha rechazado su responsabilidad en la supuesta alteración de las aguas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 1999

Más información

  • El centro reparte líquido embotellado a los enfermos desde el verano